Cartelera de Historia

Rincón de herramientas, información, textos, actualización bibliográfica y mucho más.


1 comentario

Auschwitz, el campo de exterminio que enorgullecía al nazismo

En Diario ABC por MANUEL P. VILLATORO

A finales de marzo en 1940, Alemania dio la orden de edificar en Polonia el que posteriormente sería uno de los campos de concentración más tristemente conocidos.

Cientos y cientos de emplazamientos recuerdan en la actualidad el ultraje realizado por los nazis a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, pocos son más tristemente conocidos que el campo de concentración y exterminio de Auschwitz, el lugar en el que los seguidores de Hitler acabaron con la vida de millones de personas.

Edificado en la población de Osweicim, ubicada aproximadamente a 60 kilómetros de Cracovia, Auschwitz tiene el vergonzoso orgullo de ser uno de los campos de concentración nazis en los que más personas fallecieron -entre un millón y un millón y medio de judíos, gitanos y todo tipo de enemigos del Führer-. Hoy en día, en cambio, se alza como un monumento para evitar que las atrocidades que allí se sucedieron caigan en el olvido.

Orígenes y finalidad de Auschwitz

El objetivo de crear un campo en Polonia nació tras la toma de este país por el ejército nazi. Concretamente, se produjo poco después de que Hitler, obsesionado con «germanizar» el territorio conquistado, diera la orden de confinar a todos los judíos en guetos de los que no pudieran escapar. Esta idea, unida a la necesidad de contar con un campo de concentración para someter y aterrorizar a la población local, fue el pistoletazo de salida para la formación de Auschwitz.

Sin embargo, la finalidad de este centro no fue en un comienzo la de servir de mazmorra permanente para la población polaca. «En un principio, Auschwitz había sido concebido como una prisión de tránsito (…) donde mantener a los prisioneros antes de enviarlos a otro recinto del Reich; pero apenas bastaron unos días para que quedase claro que funcionaría como un lugar de encarcelamiento más», determina el historiador Laurence Rees en su libro «Auschwitz».

Con la decisión tomada, en junio 1940 llegaron los primeros prisioneros al terreno en el que, meses más tarde, se alzaría esta aberración nazi. Su objetivo, como no podía ser de otra forma, era construir el campo de concentración partiendo de unos sucios e infectados barracones abandonados años antes por el ejército polaco. Así, bajo unas condiciones deplorables y siendo maltratados por los oficiales alemanes, cientos de «enemigos de Hitler» dieron comienzo a las labores de construcción.

Pocos meses después, ya había establecidas muchas de las estructuras necesarias para la vida en el campo y la cúpula del nazismo ya había seleccionado a un oficial para encargarse de Auschwitz: Rudolf Hoess. Entre estas primeras edificaciones, destacó por encima del resto el denominado Bloque 11, un edificio en el que se administraban los castigos y se llevaban a cabo las torturas a los prisioneros.

Comienzan los asesinatos Sigue leyendo


Deja un comentario

El Holocausto, en la memoria de Victoria Ocampo

Ante ciertas corrientes de pensamiento que relativizan o directamente niegan los crímenes nazis, el autor de este artículo recuerda el rechazo al nazismo de la escritora argentina, y su solidaridad para con las víctimas.

Por Juan Javier Negri  | Para LA NACION

Victoria Ocampo asistió a los juicios de Nüremberg.

El 27 de enero se conmemoró el Día Internacional de la Memoria del Holocausto. Y el 31 del mismo mes se cumplieron 80 años del ascenso de Hitler al poder. En Hungría -lo recuerda Antonio Ferrari en Il Corriere della Sera, en un artículo titulado “El antisemitismo a los 70 años de la Shoáh está vivo”-, el gobierno del primer ministro Victor Orban tiene nostalgia del pasado y ataca a los inmigrantes. En Grecia, el partido Alba Dorada o Amanecer Dorado (“Chrysí Avgí”), que usa en su escudo la cruz gamada, predica la limpieza étnica; en Italia -amén de las desafortunadas declaraciones de Berlusconi a favor del fascismo- se profanan tumbas de judíos y una niña fue violada por pertenecer “al mundo israelita”. En los Emiratos Árabes Unidos, la propaganda de un gimnasio dice: “Los haremos adelgazar como en Auschwitz”. Y las autoridades iraníes niegan que el Holocausto haya ocurrido…

Ferrari, en el artículo mencionado, dice que “la ferocidad está estrechamente unida a la indiferencia”. Por eso cree necesario volver a “testimoniar el coraje” de quienes no fueron indiferentes ante la matanza; aunque considera mejor usar la expresión “testimoniar la humanidad” de aquellos que rechazaron el asesinato en masa. Nuestra insigne Victoria Ocampo, con frecuencia vilipendiada como epítome de frivolidad por quienes desconocen su obra, fue, en este tema, como en tantos otros, un ejemplo de esa humanidad. Sigue leyendo


Deja un comentario

Galería de fotos sobre la lucha contra el racismo

La Revista on line Muy Interesante ofrece una galería de fotografías de personalidades destacadas en la lucha contra el racismo y la discriminación, desde el reverendo Martin Luther King hasta Oskar Schindler, una conmovedora sucesión de imágenes de los héroes que dio el siglo pasado en escenas significativas de sus vidas.


Deja un comentario

Dictador o súperestrella, Stalin “vive” 60 años después de su muerte

Homenajes e indignación se suceden en Rusia al cumplirse el 5 de marzo un nuevo aniversario de su muerte. El presidente Putin encargó se escriba un libro de historia común a todo el país que no contenga contradicciones.

En Revista Ñ

Retratos en autobuses, en imágenes religiosas o pósters de héroes: 60 años después de la muerte del dictador soviético Josef Stalin, Rusia revive el culto del histórico personaje. Nacido en 1879 como Josef Yugashvili, murió el 5 de marzo de 1953 a los 73 años. Mañana martes, cuando se cumplen 60 años de su desaparición, películas en la televisión estatal y conferencias recordarán al hombre que no sólo controló la Unión Soviética, sino todo el bloque europeo oriental.

Pero muchos se preguntan por qué se añora ahora en Rusia a un personaje represor, lo que ha desatado un fuerte debate en le país. “Stalin es celebrado por algunos como si se tratara de una superestrella”, dijo el publicista Nikolai Svanidze en declaraciones al diario sensacionalista MK. “Ya no es el sangriento dictador, sino casi Jesucristo”, escribe provocador. Svanidze critica que hoy en día se vuelva a “apretar las tuercas” a la población: “El pueblo no cuida la libertad y la democracia (…) y aprueba indiferente todo, está de acuerdo en todo. Y vuelve a odiar a América”.

Activistas de los derechos humanos e historiadores denuncian desde hace años que tras una fase de apertura y cambio (Glasnost y Perestroika) muchos archivos siguen reservados. El esclarecimiento de los crímenes de Stalin sigue siendo difícil. Y a debate público no salen cuestiones como los campos de la muerte, el fusilamiento de eclesiásticos y otros inocentes, la hambruna de los tiempos soviéticos, o toda esa brutal inhumanidad de la época estaliniana, señalan.

La televisión pública presenta comprensivamente a Stalin como un hombre que tuvo que tomar decisiones difíciles en momentos difíciles. Los políticos defienden por ejemplo que la ciudad de Volgogrado vuelva a llamarse Stalingrado, y no sólo para las celebraciones. Opinan que el nombre retirado en 1961 en el marco de la “desestalinización” podría quizá recordar más duraderamente la victoria contra la Alemania de Hitler. E incluso un grafiti borrado y reescrito en el metro de Moscú vuelve a recordar hoy al dirigente soviético: “Stalin nos inculcó la fidelidad a la nación”.  Sigue leyendo


Deja un comentario

El Museo de Dresde recupera una obra de Otto Dix proscrita por el nazismo

El Museo Municipal de esa ciudad alemana adquirió Sonnenaufgang. El cuadro había sido censurado por el régimen de Adolf Hitler, que lo consideró “arte degenerado”.

“Amanecer”, de Otto Dix.

En Infobae

La obra de Otto Dix (1891-1969) fue pintada en 1913 y donada por el propio autor en 1920 al Stadtmuseum (Museo Municipal) de Dresde. Fue adquirida luego en una subasta pública tras décadas de ausencia en noviembre de 2012, con el aporte financiero de cuatro fundaciones. Es considerada una pieza clave en la obra del maestro del expresionismo alemán.

El regreso del cuadro, de 50,5 por 66 centímetros, fue calificado por el alcalde de Dresde, Dirk Hilbert, como una “sensación”, ya que, desde que fue incautado por las autoridades nazis en 1937 hasta su recuperación, ahora, pasó por distintos coleccionistas.

Sonneaufgang (Amanecer) formó parte de las obras que el Tercer Reich exhibió primero bajo la etiqueta de “arte degenerado” y fue proscrito después en museos y colecciones privadas por considerarlo indigno de ser expuesto u hostil a su ideario. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 80 seguidores