Poemas de la I Guerra Mundial. Hemingway

la-artilleria-alemana-bombardeada

Killed Piave-July 8-1918

Desire and

All the sweet pulsing aches

And gentle hurtings

That were you,

Are gone into the sullen dark.

Now in the night you come unsmiling

To lie with me

A dull, cold, rigid bayonet

On my hot-swollen, throbbing soul


Chicago 1921


Asesinado en Piave – Julio 8 – 1918


Deseo y

Todo el dulce pulso del sufrimiento

De las heridas apacibles.

Eras vos quien

Se fue hacia el interior de la adusta sombra.

Ahora, en la noche, venís serio

A dejarte caer conmigo.

Una estúpida, fría, rígida bayoneta

En mi caliente e hinchada, palpitante alma


Chicago 1921


Champs d’Honneur

Soldiers never do die well;

Crosses mark the places,

Wooden crosses where they fell;

Stuck above their faces.

Soldiers pitch and cough and twitch;

All the world roars red and black,

Soldiers smother in a ditch;

Choking through the whole attack.


Chicago 1920


Campos de Honor

Los soldados nunca mueren bien:

Las cruces marcan los lugares;

Donde ellos cayeron  hay cruces de madera;

Un palo sobre sus caras.

Los soldados empujan y tosen y caen de cabeza

Todo el mundo grita en rojo y negro

Los soldados se sofocan en una trinchera y

Se asfixian completamente durante el ataque.


Chicago 1920

“El escritor norteamericano Ernest Hemingway estaba cerca de los 18 años cuando fue a la Gran Guerra. Abortado su intento de unirse al ejército de Estados Unidos, se presentó,  junto a su íntimo amigo Ted Brumback –quien había servido como conductor de ambulancia en Francia-  como voluntario para manejar ambulancias de la Cruz Roja Internacional.

Hemingway fue asignado al Frente Alpino y adjuntado al Cuerpo Médico del ejército italiano.

En la noche del 8 de Julio de 1918, fue herido. Sus piernas habían sido perforadas por esquirlas provenientes de una ronda de morteros austríacos, cerca de la villa Fossalta , en el Río Piave.

Evacuado hacia un hospital de Milan,  se encontró incapacitado de caminar por espacio de dos meses. Debió tolerar varias operaciones en sus piernas durante esos días.

En Hemingway, la técnica del lenguaje de guerra encuentra su espacio crítico en  la mordacidad y amargura. Esto -como es lógico– debido a  la hecatombe psíquica producida por el conflicto armado. Al resultado del mismo se lo puede ubicar en las definiciones taxativas así como en la obliteración imprevista ocurrida en el desarrollo del discurso poético.

En el caso de Hemingway,  él apela a la analogía  para conseguir un efecto dramático mayor.

Le sirve como apoyo el contexto -los acontecimientos mundiales (que ahora son historia)- y, en una oportunidad , la enorme figura del poeta nacionalista italiano Gabriel D’Annunzio.

En sus poemas, Hemingway juega con la ironía, la mordacidad y el humor negro.”


Traducción y Comentarios: Raúl Racedo

Si te interesa el tema, encontrarás más ejemplos de poemas escritos por soldados que combatieron en la Gran Guerra, con excelentes comentarios como el anterior, en el sitio Voices of the World War I.


2 comentarios en “Poemas de la I Guerra Mundial. Hemingway

  1. Querido Alf: Hemingway tenía un defecto en el ojo izquierdo, por eseo fue excluido del Ejército, aunque luego consiguió ser admitido como chofer de ambulancias. De todos modos fue gravemente herido en las piernas y en el hospital se enamoró de una enfermera con la que tuvo un affaire hasta que ella lo abandonó. Una historia muy semejante a la que narra en “Adiós a las armas”, su famosa novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s