Hobsbawm es un secreto de Estado

El espionaje británico prohíbe al historiador revisar su propio expediente

La decisión de la agencia MI5 desató la polémica, inclusive dentro del partido gobernante. Qué dice el intelectual y para qué quiere el dossier.

hobsbawmEl historiador más importante del siglo XX, a los 91 años de edad, es una amenaza para la seguridad nacional de Gran Bretaña. Al menos eso se desprende de la negativa que ha recibido Eric Hobsbawm de parte de los servicios secretos británicos luego de solicitar acceder a los informes que guardan sobre él.

“Creo que la única razón por la cual no quieren darme la información es porque no desean decir quién habló con las autoridades sobre mí”, dijo el historiador marxista, que está convencido de que fue espiado por el MI5 por su afiliación al ya extinguido Partido Comunista británico en 1936 y por su militancia de izquierda en la Universidad de Cambridge, donde formó parte de la sociedad secreta Los Apóstoles y estuvo en contacto con personas como Guy Burgess, que en 1951 se transformó en agente de la Unión Soviética.

“Hasta donde sé, nunca he estado implicado en ningún asunto que concierna a la seguridad del país”, declaró Hobsbawm, a quien de poco le sirvió en esta ocasión ser una de las 45 personas que recibieron la distinción real británica como compañero de honor por sus “servicios a la nación”.

En los años treinta y cuarenta y en los inicios de la Guerra Fría, el MI5 siguió de cerca la actividad de académicos, artistas y escritores del comunismo como George Orwell, Olivia Manning y Sylvia Townsend Warner. Los archivos sobre ellos –ya fallecidos– pueden ser consultados. Los servicios de seguridad británicos no negaron la existencia de ficheros secretos, pero tampoco la confirmaron, y la carta que enviaron a Hobsbawm termina diciendo: “No debe concluir de nuestra respuesta que poseamos o no cualquier dato personal sobre usted”.

La negativa que recibió uno de los intelectuales contemporáneos más lúcidos, y referencia ineludible para pensar los siglos XIX y XX, se ha transformado en un tema de Estado en Gran Bretaña.

El laborista lord Lipsey, miembro vitalicio de la Cámara alta, reclamó la semana pasada al gobierno de Gordon Brown, de su mismo partido, que resuelva esta “situación absurda”.

Leé este artículo completo en Crítica Digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s