Tiempos Modernos, o el capitalismo según Carlitos


“…en 1936, Chaplin analiza en Tiempos Modernos los problemas laborales suscitados en una de las crisis más importantes de los Estados Unidos -originada en 1929- y cuyos efectos duraron varios años. Estas circunstancias, reflejados en Tiempos Modernos, están vinculadas a la racionalización del trabajo. Es en este film donde vemos por primera vez a Carlitos desempeñar la tarea de obrero fabril. Insertado en el trabajo en cadena, en el ordenado mundo de la producción en masa, han quedado atrás sus años de servicios y tareas artesanales. Carlitos se enfrenta a la alienación del trabajo, a su despersonalización; y víctima del sistema -que entra en crisis debido, justamente, a la superproducción que él ayuda a crear- es impelido a recorrer los caminos, como en la realidad lo recorrieron muchos norteamericanos desocupados por aquellos años. Tal vez nunca antes Carlitos había asumido un papel simbólico de alta significación.En su figura se condensa la marea humana productora de bienes, la masa de los desposeídos. Un singular momento del film muestra a Carlitos recogiendo una bandera roja de peligro que cae de un camión. Cuando éste la toma en sus manos para devolverla, surge a sus espaldas una manifestación obrera, que arrastra a Carlitos a marchar al frente de ella. Es entonces cuando la policía ataca y reprime a los manifestantes con violencia. Esta escena clave -que fuera a menudo malinterpretada por la crítica- permite ubicar tanto a Carlitos como a su creador, Chaplin, en posiciones ideológicas distintivas. En Tiempos Modernos, Carlitos es víctima de un sistema al que no entiende ni cuestiona. Pero los hechos, las circunstancias, el devenir social lo obligarán a asumir -aun involuntariamente- un papel acorde con su ubicación social. Y las fuerzas del orden, cuando descarguen sobre él su castigo, no harán más que ubicarlo con exactitud en el medio que le pertenece. En los “tiempos modernos” tal vez ya no le sea posible a Carlitos “burlarse” de la autoridad. Pero tras él, Chaplin seguirá haciéndolo.”


Fragmento de: I. Arcella y E. Kleinman, Biografía de Charles Chaplin. En: AA.VV., El mundo de Charles Chaplin, Biblioteca Los Fundamentos de las Ciencias del Hombre, Buenos Aires, CEAL, 1991, pp. 19-20.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s