Hildegard von Bingen, una visionaria del siglo XII

Hildegard von Bingen fue una abadesa benedictina y mística del siglo XII cuya vida y obra ha sido estudiada por la historiadora catalana Victoria Cirlot. Catedrática en filología románica en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y codirectora de la colección “El árbol del paraíso” de Editorial Siruela, Cirlot ha escrito “Figuras del destino. Mitos y símbolos de la Europa medieval”, “Vida y visiones de Hildegard von Bingen”, entre otras obras. Recientemente visitó nuestro país invitada por el Centro de Estudios Ariadna -responsable de la revista El hilo de Ariadna. El Malba la ha convocado también para dictar un curso sobre el simbolismo griálico.

Uno de los aspectos más atractivos de la figura de Hildegard es la cantidad de referencias que existen sobre ella. Existe una biografía que incluía textos autobiográficos, cartas y aún en su obra escrita ella hizo alusión a su propia vida. Cirlot describe a Hildegard con prosa poética: “dorada desde la infancia, angélica y sagrada, hada y arma a un tiempo”. Mas la profusión de datos no alcanza para despejar la extrañeza esencial de aquella mujer dotada de una rara facultad cuya existencia no fue menos excepcional.

Hildegard confesó haber tenido visiones desde los cinco años. Décima hija de una familia noble alemana, a los 14 años fue entregada a la Iglesia cumpliendo una costumbre medieval según la cual era consideraba un “diezmo”. Entonces fue alojada en un convento benedictino de hombres que alojaba un pequeñísimo grupo de reclusas en una celda. Años más tarde, el número creciente de monjas obligó a construir un pequeño monasterio donde Hildegard recibiría una educación monástica elemental. La Iglesia consideraría sus visiones como de inspiración divina.

A lo largo de su increíble vida, Hildegard escribió tres obras teológicas y otras donde describía el carácter curativo de plantas y animales y especulaba sobre el origen de las enfermedades y su tratamiento. Creó un idioma artificial (lingua ignota), compuso 78 obras musicales y realizó cuatro viajes de predicación por la Alemania de entonces. No se privó de poner por escrito sus opiniones políticas sobre el emperador Federico I Barbarroja y se atrevió a desafiar los preceptos eclesiásticos cuando dio sepultura en el cementerio del convento a un noble que había sido excomulgado. Esto le valió un interdicto sobre el monasterio que prohibía toda expresión musical y contra el cual Hildegard escribió un persuasivo escrito ponderando la importancia teológica de la música.

A la venerable edad de 43 años, Hildegard recibió la orden imperiosa de escribir sobre sus visiones, cuando una voz la exhortó a desechar sus temores y escribir, le dijo, “no fundándote en el lenguaje del hombre, no en la inteligencia de la invencion humana, sino fundándote en el hecho de que ves y oyes esto desde arriba, en el cielo, en las maravillas de Dios”. La misma Hildegard lo contó  en una inusual primera persona que buscaba hacer más auténtico su testimonio de una experiencia tan rara entonces como hoy, y cuyo ámbito no era otro que la interioridad. La veracidad irresistible de ese reclamo la impulsó a encarar, contra sus más íntimas convicciones, una actividad masculina que ella consideraba, además, muy lejos de sus posibilidades. Esta aceptación de la muy distinta y original naturaleza que escondía su interior la condujo a la madurez y a la realización.

Si te interesa el tema, podés leer una ponencia de Victoria Cirlot sobre Hildegard publicada por DUODA Revista d’Estudis Feministes.

También puede que te guste pasar por el sitio de la International Society of Hildegard von Bingen Studies.

Y, sí, Hildegard también tiene Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s