Lejos del bronce

La película “Belgrano”, estrenada en el Monumento a la Bandera el domingo ante 20 mil personas, muestra al prócer en su faceta más humana, en una reconstrucción de época atractiva, emotiva y épica. Su proyección pública al aire libre, además, reencontró al cine en su función social.

Por MARCELA MAZZEI en Revista Ñ

Motivo universal en el cine y en la vida, el dilema del hombre entre la realización de sus ideales y la vida personal encontró en Manuel Belgrano un personaje magnífico. Belgrano, el telefilme protagonizado por Pablo Rago que se estrenó el domingo 28 de noviembre ante 20 mil personas en el Monumento a la Bandera de Rosario, confirma su carácter de hombre excepcional en la historia argentina por su coraje, sus ideas adelantadas a la época y porque tomó una decisión difícil de digerir: renunció al amor y la ilusión de una vida familiar –su vida personal, en definitiva– en función de una misión trascendente: la revolución.

“Pude entrarle al personaje sin prejuicios ni una admiración desmesurada que me pusiera límites a la hora de actuar”, explicó Rago en conferencia de prensa en el hotel de moda de Rosario, el día antes de la proyección. “Cada vez que me paraba como un general hablándole a sus soldados, el director me gritaba ‘¡bronce no!’”, aunque sus compañeros lo llamaban, precisamente, “generalísimo” durante la conferencia. Este perfil humano, en la película, se manifiesta sobre todo en los detalles: desde una salud frágil que lo encuentra experto en hierbas medicinales a su relación con las mujeres, de su amante María Josefa Ezcurra a Dolores Helguera, la joven de 16 años a la que abandonó en simultáneo al Ejército del Norte, que lo muestra torpe e indiferente ante situaciones conflictivas.

A Rosario se trasladó el elenco, equipo de filmación y los productores de “otra película”, la proyección de estreno, gratuita y abierta al público que se realizó en el Monumento a la Bandera, en un esfuerzo que emuló al de la película en sí. Realizada en conjunto por la Televisión Pública, Canal Encuentro y 100 bares, la productora de Juan José Campanella, se filmó en sólo tres semanas, en escenarios naturales –de Tafí del Valle en Tucumán a una casa colonial en el Conurbano– con un presupuesto de 4 millones y medio de pesos, 500 extras y bajo las órdenes del director Sebastián Pivotto.

“Quisimos un Belgrano que lo podamos encontrar cercano. Un personaje que vivió circunstancias clave en la historia argentina pero era una persona, como algunos políticos de hoy”, resumió Pivotto, director en muchas de las más famosas series de la televisión argentina. Su Belgrano es la segunda de una serie de ficción histórica realizada a propósito del Bicentenario y con destino de material didáctico para las escuelas. Quienes asistieron al último Festival de Cine de Mar del Plata pudieron ver Revolución, el cruce de los Andes, con Rodrigo de la Serna en el papel de José de San Martín, que llegará a los cines en abril de 2011; en pleno rodaje en Paraguay se encuentra la miniserie de cuatro capítulos sobre la guerra de la Triple Alianza, y se vislumbra una versión de la vida de Mariano Moreno.

“Hace tiempo que queríamos trabajar con Campanella en la figura de ese hombre extraordinario –recordó Tristán Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina–. Un Manuel Belgrano que en las últimas horas de su vida reflexiona sobre sus luchas y dificultades”. El propio Bauer, según el secretario de Cultura y educación de Rosario Horacio Ríos, fue el autor de la iniciativa de este formato de proyección: “Aunque no tan multitudinaria, antes de pasar su película del Che Guevara, anunció sin consultar a nadie, como hace habitualmente, y sin saber si se veía bien, que aquí se estrenaría Belgrano”, confesó. Convirtió sin darse cuenta al predio en la zona más antigua de la ciudad en una sala de proyección, y dejó manifiesta su idea acerca de la función social del cine.

Si bien estaba prevista para el sábado 27, el mal tiempo obligó a postergar la proyección al domingo deslumbrante que vio caer el sol con la base del Monumento a la Bandera poblándose de espectadores que llegaron con sus sillas y para el inicio de la película alcanzaron los 20 mil. Hubo aplausos, una bandera descendiendo desde la parte más alta de las escalinatas como en los estadios de fútbol, una entonación emotiva del Himno Nacional y muestras de afecto para todos los presentes: desde el elenco completo (con Valeria Bertucelli, Guillermo Pfening, Mariano Torre, Paula Reca y Musuj Sonkjo, del pueblo originario quechua que recreó a un soldado del Ejercito del Norte al comando de Belgrano), el intendente local, el gobernador Hermes Binner y Madres de Plaza de Mayo, entre otras autoridades.

Con tanta expectativa, a la emoción que ganó la platea se sumaron los comentarios: lo atractivo del elenco y la estética para ganarse el interés de los más jóvenes; el buen plan que resultó llegarse hasta Rosario a ver una película que invita a revisar los libros de historia para leerlos esta vez desde una perspectiva humana y a la vez crítica; y una duda: ¿la pasan por televisión? No por ahora. Para lo que queda de 2010 y 2011 hay una agenda de proyecciones programadas en diferentes ciudades del país y que estará disponible en breve en la Web de Canal Encuentro, pero también está abierta a cada lugar de la Argentina que quiera proyectarla, confirmaron sus directivos.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s