Moda iluminada: una exhibición en Nueva York trae al presente la moda medieval

Hacé click para ver la reproducción de este atuendo.

En la ciudad de Nueva York, el Museo y Biblioteca Morgan presenta, hasta el 4 de septiembre, una exhibición fascinante que explora la evolución de la vestimenta cortesana en el norte de Europa.

En el magnífico atuendo que puede verse en la imagen del libro de las Horas de Catherine de Clèves que ilustra esta entrada, una dama elegante entrega limosna a tres hombres menesterosos y deformes. Pero no es ese acto de caridad piadosa lo que atrae la atención de los visitantes del Museo y Biblioteca Morgan de Nueva York que pueden ver personalmente el bello manuscrito del siglo XV, sino su elaborada hopalanda de terciopelo naranja, su capa orlada de armiño, su fino cinturón de seda y cuero, el velo delicado de seda y terciopelo que daba marco al extraño sombrero rematado en sendos rodetes cónicos.
En el período comprendido entre la revolución de la moda de comienzos del siglo XIV hasta el amanecer del Renacimiento francés que siguió a la asunción del rey Francisco I en 1515, renació la noción moderna de moda cambiante. Debido a que muy pocos atuendos del Medioevo han sobrevivido, los curadores del museo neoyorquino  decidieron utilizar el arte medieval –maravillosos manuscritos iluminados y algunos de los primeros libros impresos- para revelar la evolución de estos estilos.  Estas obras provienen de las colecciones del Museo Morgan.

Los casi doscientos años previos al Renacimiento en Europa del Norte constituyeron una era fértil para la moda, un período en el cual los estilos de vestimenta cambiaban rápidamente, a menudo de una década a la otra. La muestra pasa revista al rol de la indumentaria social y tiene en cuenta las influencias culturales y políticas –tales como la Guerra de los Cien Años, la ocupación de París por los ingleses y la llegada del Renacimiento Italiano– en la formación de la moda.

La exposición también demuestra la riqueza del simbolismo en el arte medieval y cómo los artistas utilizaron las prendas y trajes a manera de códigos para ayudar a los espectadores a interpretar una imagen. En estas piezas de arte, lo que la gente usaba era una clave hacia sus identidades y caracteres morales.

Para escenificar estos hábitos, se podrán ver cuatro conjuntos recreados que replican prendas representadas en las imágenes. Estas fueron realizadas usando antiguas técnicas de costura manual y materiales auténticos que incluyen terciopelo de seda, brocado dorado, lino, paja y armiño.

Ver los manuscritos

Fuente: The Morgan  Library & Museum  

Nora V. Iglesias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s