Anarquistas en Buenos Aires: represión y expulsión

Asamblea de cigarreros toscanos. Fuente: Historia Integral de la Argentina, Tomo III, p. 1325

El periódico La voz de la Iglesia publicó en 1893 algunas noticias sueltas sobre las actividades de los anarquistas: ‘Los anarquistas. La policía continúa su campaña contra estos señores que han  repartido con gran profusión pasquines incendiarios.

Expulsión de anarquistas. El ministro del Interior hizo saber al jefe de policía que el presidente de la República había resuelto que a los anarquistas detenidos en el Departamento se les diera el plazo de 48 horas para que salieran del país o en caso contrario continuarían detenidos.

Anarquistas. Ayer se les comunicó a los tres anarquistas últimamente presos y que se encontraban en la policía, la orden de optar por continuar presos o abandonar el país dentro de 48 horas. Al comunicarles la orden, Luis Gilio, director del periódico anarquista La Riscosa, tuvo un arranque de indignación y exclamó: ‘Sí, soy anarquista porque todo hombre de conciencia debe serlo. En esta tierra la propiedad es un robo y los gobiernos un abuso. Los anarquistas deseamos la igualdad para todos y que no haya nadie que nos mande. Aquí me tienen preso porque creen que soy un criminal nato, pero se equivocan.'”

Hobart Spalding, La clase trabajadora argentina. Documentos para su historia, 1890-1912. Buenos Aires, 1970. En: Félix Luna (Dir.), Historia Integral de la Argentina, Vol. III, Buenos Aires, Planeta, s/f, p. 1334.

Nora V. Iglesias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s