Tangos de los años oscuros

 

AQUELLOS AÑOS. El brillo de la orquesta típica de Julio de Caro precedió los años más sombríos del tango, que resurgió en los 90.

Resulta imposible comprender el esplendor del tango en el mundo sin entender los motivos de su previa declinación. Como en las buenas novelas policiales, aunque sobren los sospechosos resulta difícil identificar un culpable.

POR RAMIRO GIGLIOTTI en Revista Ñ

En las mesas de los bailongos, los milongueros no acaban de ponerse de acuerdo; en la nutrida bibliografía sobre el tema, los historiadores tampoco. Resulta imposible comprender la actualidad del tango, su resurgimiento y aceptación mundial, sin entender los motivos de su previa declinación. Elementos demográficos, políticos, culturales, económicos y aún tecnológicos se conjugaron en una compleja trama que, entre finales de los 50 y comienzos de los 90, llevó al tango al borde mismo de la desaparición. Una rápida revista de las razones de aquel proceso no podría omitir los movimientos migratorios, el estado de sitio, el desembarco del rock & roll y el ocaso de una camada inigualable de artistas: como en las buenas novelas policiales, aunque sobren los sospechosos resulta difícil identificar un culpable.

En la década del 40 el tango conoció su esplendor. La música, las letras y el baile coronaron en aquellos años un desarrollo de décadas y dieron un salto evolutivo notable. El tango ganó profundidad sin perder aceptación, adquirió complejidad sin volverse elitista y se hizo elegante sin resignar el barro. La consolidación de figuras como Troilo, Cadícamo, Pugliese, Manzi, Láurenz, De Caro y Expósito –con perdón de las numerosas e injustas omisiones– hablan de una extraña y virtuosa fusión de tradición, vanguardia y popularidad. Fue también en aquellos tiempos cuando el baile que conocemos hoy en día terminó de definirse en términos coreográficos, estéticos y técnicos. Desde entonces y para siempre la matriz del tango quedó asociada a aquellos años.

Entre los cambios que provocó el peronismo en la estructura social del país uno de los más trascendentes fue el importante flujo migratorio que tuvo origen en las provincias del norte y el litoral y destino en la ciudad de Buenos Aires y alrededores. Paradójicamente, mientras el tango vivía el período más creativo de su historia y se afirmaba como el testimonio vivo de la ciudad, el basamento social que lo originaba se alteraba sustancialmente. Aquellos que arribaron a la Capital Federal se acomodaron trabajosamente en los estratos más bajos de la coqueta metrópoli y encontraron allí grandes dificultades para establecer vínculos culturales con los porteños de origen. Estigmatizados con el mote de cabecitas negras, se recostaron sobre sus propias identidades y como consecuencia de ello sus hábitos comenzaron a disputarle al tango algunos de sus altos honores: siguió siendo el género musical distintivo de Buenos Aires aunque dejó de ser el único que convocaba multitudes, siguió siendo una expresión eminentemente popular aunque ya no la manifestación exclusiva de las clases bajas. Rancheras en las pensiones, chamamé en las veredas; lentamente comenzó a generarse lo que años más tarde sería un verdadero boom folklórico con los Chalchaleros y Los Fronterizos como figuras destacadas.

Ahora bien, si los tiempos peronistas incidieron indirectamente como un factor de dispersión del tango, los tiempos antiperonistas operaron directamente para destruirlo. Como todo régimen represivo, la Revolución Libertadora instaló en 1955 un clima hostil hacia las manifestaciones culturales en general y populares en particular. La falta de libertad, la asfixia y el miedo ganaron las calles; poco tiempo después se decretó el estado de sitio y con ello quedaron prohibidas las reuniones de personas y la circulación nocturna. A partir de aquel momento comenzaron a escasear los bailes y se produjo un verdadero efecto dominó que fue determinante para la suerte del tango: se desacopló el circuito de milongas, los clubes y salones debieron reorientar sus actividades, el trabajo para los músicos comenzó a ralearse, las artistas se fueron quedando sin espacios y la mayoría de las grandes orquestas acabó por disolverse. La divulgación de soportes tecnológicos que permitían suplir a las orquestas por registros fonográficos terminó de completar un círculo fatídico: la típica y la jazz empezaron a poder ser reemplazadas por unos cuantos discos de alta fidelidad.

En 1957 Billy Halley paseó su jopo bermellón por las pantallas de los cines y nada en el mundo volvió a ser igual. El estreno del film Rock around the clock (simpáticamente traducido como Al compás del reloj, o aún Rock alrededor del reloj) conmocionó la escena vernácula e inauguró un par de tenidas que se establecieron en forma de dilema: música propia versus música foránea y música de jóvenes versus música de viejos. Aquellas discusiones destruyeron mucho más de lo que edificaron, sin duda. Lo cierto es que en esos años de caderas convulsionadas el tango adquirió –en buena medida debido a sus dificultades para abrirse a nuevos horizontes– un carácter simbólico en el que se definían sus antagonistas: “nosotros, los jóvenes, somos lo contrario del tango.” Recibió entonces un triste apelativo que debió cargar como una cruz: pasó a ser una música de viejos.

Por último, sin pretender que la enumeración que aquí se ha hecho agote las causas de la declinación en la popularidad del tango, luego del esplendor nunca es sorpresivo el sosiego. Los talentosos protagonistas de los años dorados elevaron la riqueza artística del tango a alturas difíciles de igualar para quienes sobrevinieron luego. Paradójicamente, el legado de aquella década maravillosa no se transformó tanto en un faro capaz de guiar el entusiasmo de nuevas generaciones como en un guante difícil de recoger. 

Enflaquecido, cansado, perdidoso en la contienda dialéctica y mediática, el tango fue replegándose sobre sí mismo y pasó de la presencia vital a la supervivencia desesperada. Los rumores de los años 40 fueron acallándose lentamente, como en un final de fiesta. Sin hacer demasiado ruido, aquel torbellino que convocaba multitudes fue deshilachándose poco a poco. En aquellos años –mientras algunos se aventuraban a extenderle el certificado de defunción y otros no daban abasto con los primeros auxilios– el tango vivió su tiempo más lánguido y sombrío. Durante el largo período de ostracismo halló refugio en sitios modestos, casas chicas con corazones grandes: pequeñas milongas de barrio urdidas en voz baja, programas de radio conducidos por animadores estoicos y artistas dispuestos a combatir todo pronóstico fueron algunos de los que mantuvieron viva la llama y la condujeron hasta la década del 90 cuando, para sorpresa de propios y extraños, el trabajoso andar del tango adquirió nuevos bríos.

En las mesas de los bailongos, los milongueros no acaban de ponerse de acuerdo sobre las razones del resurgimiento; en la nutrida bibliografía sobre el tema, los historiadores tampoco. Y así están las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s