Pasar por el Canal de Panamá en 1914

“Con el correr de los años y la continua afluencia de fortunas del mundo, el Canal de Panamá había de convertirse en una máquina aceitada, cuyo cruce resultaría a los marinos mucho más cómodo y seguro que cualquier maniobra en mar abierto. Pero hacia 1914, cuando se inauguró, el mecanismo en que se fundaba -el trasvasamiento del agua de una esclusa a otra esclusa paralela- era un proceso complejo y hasta azaroso, en el que participaban cientos de operarios nativos y capataces yankis dotados de altavoces, y zorras remolcadoras que rodaban sobre los muelles, y en ciertos casos grúas gigantescas que pasaban chillando sobre las cubiertas como pájaros prehistóricos, alzando de las selvas circundantes una multitud de murciélagos aturdidos.”

Leopoldo Brizuela, Inglaterra. Una fábula. Buenos Aires, Aguilar, 2010, p. 69.

Para saber más:

Página de la Asociación Lesseps.

Construcción del Canal de Panamá.

La bélle époque en América Latina.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s