Las mejores fotografías de la II Guerra Mundial

Publicado por

La actualidad tiene la fastidiosa costumbre de transcurrir al ritmo que le da la gana y no al que convendría a los medios, así que puede haber largas temporadas sin que ocurra nada demasiado relevante y luego en unos pocos días acumularse una extraordinaria sucesión de acontecimientos de gran trascendencia. Ahora estamos viviendo lo segundo. Los conflictos en Ucrania, Palestina, Siria o Irak están proporcionándonos a diario fotografías impactantes que retratan el horror de la guerra. Sin embargo no podremos aún conocer el valor histórico de cada una de ellas, el significado y la carga simbólica que puedan contener, hasta que los relatos de esas guerras estén concluidos. Por ello es interesante remitirse a la Segunda Guerra Mundial. Ya quedó perfectamente terminada, sabemos qué acontecimientos en ella fueron decisivos y qué imágenes son las más descriptivas de cada uno. Muchas de ellas las hemos visto en numerosas ocasiones, así que aquí las reunimos para saber un poco más qué hay tras ellas.

Niño entre las ruinas de Varsovia

Polish_kid_in_the_ruins_of_Warsaw_September_1939

La fulminante invasión de Polonia en septiembre de 1939 dio comienzo a la Segunda Guerra Mundial. Su capital fue duramente bombardeada por la Luftwaffe y el fotógrafo estadounidense Julien Bryan estuvo presente aquellos días, lo que le permitió retratar a un niño entre las ruinas que es la viva imagen de la tristeza.

San Pablo sobrevive

La noche del 29 de diciembre de 1940 tuvo lugar otro de los incontables bombardeos sobre Londres, con los que Hitler quería doblegar a la población inglesa, forzar su rendición y poder centrar así su atención en el Este. Tras el ataque, el cineasta y fotógrafo Herbert Manson se subió al tejado de la redacción del Daily Mail y fotografió entre el humo la catedral de San Pablo, que parecía erigirse intacta sobre la destrucción. La imagen ocupó la portada del periódico y se convirtió en un esperanzador símbolo de resistencia ante un enemigo que por entonces parecía imbatible.

Dolor, Kerch, 1942

Dmitri Baltermants parecía destinado a ser el resto de su vida un profesor de matemáticas, pero las circunstancias terminaron convirtiéndolo en uno de los más grandes fotorreporteros que han existido. Vivió momentos en el Frente Oriental de gran peligro (fue herido en dos ocasiones) o de auténtica desolación, como este en el que los supervivientes lloran a los caídos.

Ataque

Otra imagen de Dmitri Baltermants, que resulta muy impactante por su dinamismo. Fue tomada en noviembre de 1941.

La fuente de los niños de Stalingrado

Stalingrado vivió la batalla más sangrienta y decisiva de la historia con casi dos millones de muertos. La furia destructiva que arrasó la ciudad y el enorme impacto que tuvo en el curso de la guerra ha sido desde entonces descrita en infinidad de libros de historia, pero hay una imagen que desde entonces se ha convertido en un icono de los sucedido. El 23 de agosto de 1942, tras un bombardeo alemán, la fuente llamada Druzhba (Amistad) que representa a unos niños jugando en corro en torno a un cocodrilo, se mantuvo casi intacta entre las ruinas de edificios en llamas.

Leer el artículo completo en Jot Down Magazine

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s