Archivo de la categoría: Archivos

Las mejores fotografías de la II Guerra Mundial

Publicado por

La actualidad tiene la fastidiosa costumbre de transcurrir al ritmo que le da la gana y no al que convendría a los medios, así que puede haber largas temporadas sin que ocurra nada demasiado relevante y luego en unos pocos días acumularse una extraordinaria sucesión de acontecimientos de gran trascendencia. Ahora estamos viviendo lo segundo. Los conflictos en Ucrania, Palestina, Siria o Irak están proporcionándonos a diario fotografías impactantes que retratan el horror de la guerra. Sin embargo no podremos aún conocer el valor histórico de cada una de ellas, el significado y la carga simbólica que puedan contener, hasta que los relatos de esas guerras estén concluidos. Por ello es interesante remitirse a la Segunda Guerra Mundial. Ya quedó perfectamente terminada, sabemos qué acontecimientos en ella fueron decisivos y qué imágenes son las más descriptivas de cada uno. Muchas de ellas las hemos visto en numerosas ocasiones, así que aquí las reunimos para saber un poco más qué hay tras ellas.

Niño entre las ruinas de Varsovia

Polish_kid_in_the_ruins_of_Warsaw_September_1939

La fulminante invasión de Polonia en septiembre de 1939 dio comienzo a la Segunda Guerra Mundial. Su capital fue duramente bombardeada por la Luftwaffe y el fotógrafo estadounidense Julien Bryan estuvo presente aquellos días, lo que le permitió retratar a un niño entre las ruinas que es la viva imagen de la tristeza.

San Pablo sobrevive

La noche del 29 de diciembre de 1940 tuvo lugar otro de los incontables bombardeos sobre Londres, con los que Hitler quería doblegar a la población inglesa, forzar su rendición y poder centrar así su atención en el Este. Tras el ataque, el cineasta y fotógrafo Herbert Manson se subió al tejado de la redacción del Daily Mail y fotografió entre el humo la catedral de San Pablo, que parecía erigirse intacta sobre la destrucción. La imagen ocupó la portada del periódico y se convirtió en un esperanzador símbolo de resistencia ante un enemigo que por entonces parecía imbatible. Sigue leyendo Las mejores fotografías de la II Guerra Mundial

La I Guerra Mundial, en la voz de sus sobrevivientes

Cinco centenarios nos hablan un siglo después de la guerra y de sus vidas a caballo entre dos siglos. Nos prestan sus recuerdos, un extraordinario y valioso eslabón con el pasado.

En El País

 

Dorothy Ellis junto a una foto de su marido, que combatió durante la I Guerra Mundial.

Dorothy Ellis, Reino Unido.

“Se suponía que iba a ser la guerra que acabara con todas las guerras pero no lo fue”

Por Steven Morris (The Guardian)

Durante su noviazgo no surgió el tema de la Primera Guerra Mundial. Fue después de casarse cuando advirtió una cicatriz del tamaño de una moneda en la parte inferior de la pierna de su marido, Wilfred.

“Al principio no hablamos de la guerra”, dice. “Teníamos muchas otras cosas de las que hablar. Y, como a muchos otros hombres de la época, no le gustaba hablar de lo que había vivido. Pero cuando vi la herida le pregunté. Me dijo: ‘Es un agujero de bala’, y entonces empezó a contarme cosas poco a poco”.

Dorothy, de 92 años, es la última viuda superviviente de un soldado británico de la Primera Guerra Mundial. No nació hasta tres años después de la guerra y no se casó con Wilfred hasta 1942. Pero sus recuerdos de él, las conversaciones que mantenía y las escasas reliquias que conserva de cuando él era un adolescente que luchaba en el horror embarrado del Frente Occidental ofrecen un extraordinario, frágil y valioso eslabón con la Gran Guerra.

“Cuando vi la cicatriz me contó cómo le dispararon en el tobillo y casi no podía andar”, recuerda Dorothy. “Se apoyó en el hombro de un amigo que le ayudó a atravesar la tierra de nadie. Llegaban balas de todas partes, pero consiguieron esquivarlas y llegar al otro lado. El amigo le dijo: ‘Aquí estamos, no puedo hacer más por ti’. Wilfred contestó: ‘Muchas gracias’”.

Estaban metiendo a los heridos en carromatos. Wilfred preguntó si podían llevarle y se las arregló para subir. “Ocupó la última plaza”, dice Dorothy.

Wilfred tenía 19 años y no le dejaron remolonear en el hospital. “Había tantos muertos que les ordenaban volver al frente incluso aunque todavía no estuvieran bien del todo”.

Dorothy sabe con exactitud la fecha de la herida porque Wilfred la anotó en la primera página de una Biblia diminuta que llevaba, hoy una reliquia delicada y llena de señales de su servicio. Escribió: “Herido en marzo de 1918”. La siguiente anotación es igual de breve: “Gaseado en agosto de 1918”.

“Fue el fosgeno”, explica Dorothy. El ataque con gas se produjo durante la segunda batalla del Somme. “No pudo eludirlo”, dice. “Fue una batalla terrible. Una vez más, uno de sus amigos le ayudó a llegar a una trinchera vacía. Wilfred me contó que se quedó allí, tendido, esperando y rezando para que se detuviera la lucha. Al cabo de un rato, apareció un soldado alemán que entró de un salto, armado con una bayoneta que apuntó al estómago de Wilfred. Este creyó que le había llegado la hora. Pero, por alguna razón, el alemán se fue. Seguramente, me contó mi marido, creyó que era un pobre diablo y que no merecía la pena el esfuerzo. Nuestros soldados se apoderaron de la trinchera y Wilfred se salvó”.

Una de las cosas que más lamentaba Wilfred era que los soldados supieron con retraso que se había terminado la guerra, en noviembre de 1918. “Al principio no se dio cuenta”, dice Dorothy. “Siguieron luchando, la guerra continuó para ellos. Se enteraron al día siguiente, y fue horrible, porque hubo hombres que murieron o resultaron heridos cuando la guerra ya se había terminado”. Sigue leyendo La I Guerra Mundial, en la voz de sus sobrevivientes

Las vergüenzas póstumas del Imperio Británico

Los Archivos Nacionales británicos han empezado a publicar este miércoles los 8.800 documentos del Ministerio de Exteriores sobre el ocaso del Imperio británico que milagrosamente aparecieron el año pasado después de haber estado extraviados durante varios decenios. Los documentos revelan numerosos detalles embarazosos sobre la política de Londres en un momento en que la mayoría de las colonias buscaban la independencia, pero su publicación no ha disipado la sospecha de que nunca se conocerá toda la verdad porque muchos documentos fueron destruidos antes de entregar las colonias.

Reproducimos este excelente artículo que se puede leer completo en el blog el puercoespín:

Los archivos ahora publicados documentan desde la política de incautación de ganado a los locales para impedir que alimentaran a los rebeldes Mau Mau en Kenia a la oposición de Londres y Washington a las becas para estudiantes keniatas en universidades estadounidenses –una oposición que de haber tenido éxito habría impedido que los padres del presidente Barack Obama se conocieran en Hawai en 1959–; así como el proyecto de probar armas químicas en la actual Botsuana durante la II Guerra Mundial, los planes para llevar al arzobispo chipriota Makarios a Seychelles para mantenerlo allí arrestado, o la idea para evacuar a la población de las islas Chagos para que Estados Unidos pudiera instalar allí una base militar.

Las sospechas de los historiadores se sustentan no solo en la supuesta destrucción de papeles o en el hecho de que miles de documentos fueran guardados en secreto, en un limbo legal porque no se ha cumplido la obligación de publicarlos al cabo de 30 años o prohibir expresamente la difusión de cada uno de ellos. Influye también el hecho de que Exteriores (Foreign Office) se niega a publicar el índice de los documentos –lo que permitiría a los historiadores saber cuáles han desaparecido– y porque hay un sorprendente vacío en algunos casos.

Por ejemplo, Richard Drayton, profesor de Historia del Kings College, ha declarado al Times su sorpresa por al ausencia de documentos sobre la Guyana a pesar de que “había allí mucha actividad durante los años 60, en particular debido a la revolución cubana”. A otros investigadores les ha llamado la atención las escasas referencias a la matanza de 24 trabajadores desarmados en Batang Kali en diciembre de 1948, durante el levantamiento de Malaya, una región que forma parte de la actual Malasia.

Tony Badger, el profesor de Historia de la Universidad de Cambridge nombrado por el Foreign Office para supervisar la publicación de los archivos, asegura que el Gobierno está publicando “todos y cada uno de los documentos que tienen interés”, aunque ha admitido que es “muy comprensible el legado de sospecha entre periodistas y académicos acerca de estos archivos”, que el año pasado fueron encontrados milagrosamente por el Foreign Office en su mansión campestre de Hanslope Park después de negar su existencia durante años. Los documentos afectan a 37 territorios de las antiguas colonias.

Esta primera entrega, de 1.300 documentos, afecta a los territorios de Adén, Anguila, Bahamas, Basutoland (Lesoto), Bechuanaland (Botsuana), Brunei, Chipre, Kenia, Malasia, Sarawak, las Seychelles y los Territorios del Océano Índico. El resto de los archivos se irán publicando de forma escalonada desde ahora hasta noviembre de 2013.

Uno de los documentos sobre Kenia revela las instrucciones para impedir que las informaciones más delicadas pasen del poder colonial al nuevo Gobierno y la indicación de que cierto material sea “quemado y destruido”. Un memorando de lo papeles sobre Kenia fechado en mayo de 1961 detalla los criterios fijados por el entonces ministro británico para las Colonias, Iain Macleod. Los papeles que no debían llegar al régimen surgido de la independencia son aquellos que “a) pueden avergonzar al Gobierno de Su Majestad u otros gobiernos; b) pueden avergonzar a miembros de la policía, fuerzas militares, funcionarios públicos u otros como por ejemplo informadores policiales; c) pueden comprometer fuentes de ka inteligencia; d) pueden ser utilizados de forma poco ética por ministros del Gobierno sucesor”.

Los documentos tenían que catalogarse como “legado”, o material que podía dejarse en la ex colonia, y “a controlar”, que no podía llegar a manos del nuevo Gobierno tras la independencia. Ese segundo tipo de material solo podía ser manejado por personal “autorizado”. Es decir, personal del nuevo Gobierno keniata que fueran “ciudadanos británicos descendientes de europeos y que hayan superado una criba de seguridad para acceder a documentos clasificados”.

Aquí, publicación original de este artículo. Sigue leyendo Las vergüenzas póstumas del Imperio Británico

Hallan fotos inéditas del búnker donde Hitler y Eva Braun se suicidaron (Archivo de la revista LIFE)

Publicado el 17 de enero de 2013 por  en el blog Comer, viajar, amar

El sofá estampado de flores donde el dictador nazi, Adolfo Hitler, y su compañera, Eva Braun, se quitaron la vida a finales de abril de 1945 es una de las fotos inéditas que publicó recientemente la revista LIFE en su portal.

Las imágenes, halladas en los archivos de la revista estadounidense, fueron tomadas en 1945 por William Vandivert, el primer fotógrafo en acceder al interior del búnker de Hitler construido bajo las ruinas de Berlín.

“Vistas en conjunto (las fotos) arrojan luz sobre el universo surrealista que Vandivert encontró en el búnker y en las calles de la ciudad abandonada”, escribió Life en su sitio de Internet.

Hicimos fotografías en la oscuridad, solamente con una vela como fuente de iluminación“, escribió entonces el propio Vandivert en las notas adjuntas a cada foto.

Una foto muestra a los corresponsales de guerra que estudian el sofá con restos de sangre donde se cree que se suicidó Hitler ante la entrada de las tropas soviéticas a Berlín.

Otras imágenes inéditas son las de una torre de ventilación del búnker donde Hitler se ocultó durante los últimos meses antes de la caída del Tercer Reich (1933-1945), así como la de un escritorio lleno de cartas que usaba el dictador nazi.

Ver la Fotogalería en el Blog Comer, viajar, amar

Ver la Fotogalería en la página de la Revista Life

(Los enlaces fueron agregados por Cartelera de Historia.)

 

 

Diez fotografías históricas que no entenderías sin una explicación

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, no podría estar más de acuerdo. Pero muchas veces una imagen no es capaz, por sí sola, de explicar la historia que hay detrás.

por David Piñeiro en Una breve Historia

La fotografía siempre ha estado expuesta a una posible manipulación.Cada vez que ponemos un marco al mundo, lo que queda en el interior está sujeto a la interpretación…. Retratamos tan solo 35 de los 360 ​​grados y lo llamamos foto. Hay un número infinito demaneras de hacer esto.

Joel Sternfeld, fotógrafo.
 Estas diez fotografías necesitan una explicación:

1

¿Qué parece?
Uno de esos puzzles en blanco y negro que solo tienen algún detalle en color o quizá un nuevo filtro de instagram.
¿Qué es en realidad?
Se trata de un pueblo totalmente cubierto por la ceniza arrojada por el volcán Pinatubo (Luzón, Filipinas) en su erupción más reciente, en junio de 1991. Aunque la imagen pueda parecer hasta bella, lo cierto es que tras esa erupción una nube ardiente viajó a gran velocidad, con una enorme fuerza destructiva y temperaturas de entre 350 Cº y 1000 Cº arrasando todo lo que encontró a su paso. Murieron 847 personas y 250.000 se quedaron sin hogar. [más info].[Galería de fotos de World Press Photo].
(…)
7

¿Qué parece?

Niños jugando con fardos de papeles sin valor.
¿Qué es en realidad?
Se trata de eso, con la salvedad de que los papeles son billetes de marco de curso legal por valor de varios miles de millones. La realidad económica de Alemania en 1923 hacía que esa monstruosa cantidad de dinero no valiese prácticamente nada, como ya se comentó en la primera entrada de la historia del blog Una breve historia.

Leer todo el post en Una breve historia.