Archivo de la categoría: Fotografía histórica

Las otras fotos de la mujer que nunca quiso ser el rostro de la Gran Depresión

En Verne El País

Destitute pea pickers in California. Mother of seven children. Age thirty-two. Nipomo, California
Destitute pea pickers in California. Mother of seven children. Age thirty-two. Nipomo, California.

Su fisionomía no reflejaba su edad, tan solo 32 años, aunque sí las consecuencias de la brutal crisis económica que vivía Estados Unidos tras el crac del 29. Hace justo 80 años, Florence Owens Thompson, madre de siete hijos que enfrentaba la pobreza en un campamento provisional de California, se convirtió en el rostro de la Gran Depresión gracias al retrato titulado Madre migrante. Posó ante la cámara de Dorothea Lange, considerada el mayor talento de la fotografía documental del siglo XX, pero no se alegró de ser el símbolo de una era.

Parecía uno de los personajes de Las uvas de la ira de Steinbeck, pero Dorothea Lange compuso el retrato como si fuera el de una de las vírgenes que protagonizaban la pintura del Renacimiento. “Me acerqué a esa madre hambrienta y desesperada, como atraída por un imán. No recuerdo cómo expliqué mi presencia ni la de mi cámara, pero sí recuerdo que ella no hizo preguntas. Disparé cinco veces, cada vez más de cerca. No le pregunté su nombre o su historia. Me dijo su edad, que tenía 32 años. Me contó que había estado sobreviviendo con vegetales de los campos cercanos y de pájaros que los niños cazaban”, contaba Lange en el libro Popular Photography, publicado en 1960 y cuya cita recoge la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

“Había vendido las ruedas del coche para comprar comida. Allí estaba sentada, rodeada de sus hijos y parecía saber que mis fotografías podían ayudar, tanto a ella como a mí. Había algo de ecuanimidad en ello”, relataba la fotógrafa.

Era la imagen de un jueves negro que había asolado vidas enteras. Cuando se tomó esta instantánea, habían pasado casi siete años del crac de 29. La producción en Estados Unidos había descendido a la mitad, casi tanto como los salarios, y el sector empresarial y financiero estaba en quiebra. La semilla de esperanza que había plantado Franklin D. Roosevelt al llegar a la Casa Blanca en 1932 no había dado sus frutos, algo a lo que había contribuido la sequía que sufría buena parte del país y que destruía toda capacidad de recuperación de la población rural.

Por eso, en 1935 se creó la Farm Security Administration (FSA), un programa gubernamental que intentó sin éxito reactivar el sector agrícola y controlar su elevada tasa de desempleo. La Sección Histórica era el brazo cultural de esta iniciativa, que convocaba a fotógrafos como Dorothea Lange, Jack Delano y Arthur Rothstein para que mostraran al mundo la situación que enfrentaba Estados Unidos.

El Dust Bowl, considerado uno de los desastres ecológicos de mayor impacto del siglo pasado, seguía provocando insistentes sequías y Lange, quien hasta entonces era conocida por retratar a los clanes más acomodados de Nueva York durante los felices 20, decidió centrarse en sus consecuencias. Familias enteras abandonaban sus granjas en el oeste del país y así es como la fotógrafa coincidió con Florence Owens Thompson.

“Me siento explotada”

En ese éxodo acuciado por el clima y la crisis económica, ella y su marido transitaban con sus siete hijos por la autopista 101 hacia Watsonville cuando su coche se averió y se redirigieron de manera temporal al campo de recolección de guisantes de Nipomo, aunque no trabajaban allí. A pesar del valioso testimonio de la fotografía, su principal detractora fue su protagonista. La madre de familia odiaba haberse convertido en el estereotipo de la novela de Steinbeck, contaba años después uno de sus hijos al documentalista Geoffrey Dunn.

Continuar leyendo el artículo en Verne.

Las fotografías están a disposición de manera libre en The New York Public Library.

Sigue leyendo Las otras fotos de la mujer que nunca quiso ser el rostro de la Gran Depresión

Asombroso álbum de fotografías de la II Guerra Mundial (acápites en inglés)

Hacé click en la siguiente foto y automáticamente serás reenviado a la página con el álbum:

Especiales sobre el 50° Aniversario del asesinato de John F. Kennedy

La harto conocida compulsión humana por los números redondos ha encontrado una oportunidad más para sacar a la luz archivos, teorías conspirativas, datos inéditos, imágenes redescubiertas.

A tono con la fúnebre excitación general, Cartelera de Historia ha decidido hacer un vuelo de pájaro sobre algunas de las recopilaciones, ensayos, suplementos especiales y artículos en general que han llegado a nuestro conocimiento. Nos gustaron las siguientes:

40 portadas de diarios norteamericanos que reflejaron la muerte y el adiós a John Kennedy (FOTOS)

John F. Kennedy. El hombre, el mito, la leyenda. Suplemento especial online del Diario Clarín de Buenos Aires.

50 años del asesinato de John F. KennedySuplemento de BBC Mundo.

¿La visita de Oswald a México inspiró asesinato de Kennedy? Tip del diario ADN Político de México. Interesante.

¿Cómo viven los Kennedy a 50 años del asesinato de JFK? Fotogalería del Diario Perfil de Buenos Aires.

Crece el misterio en torno al asesinato de JFKNuevas hipótesis sobre el caso. Diario Perfil.

El asesinato de Kennedy. Fotogalería del diario Perfil.

La maldición del clan Kennedy, a 50 años del asesinato de JFK. Por Darío Silva D’Andrea en Diario Perfil.

El asesinato de Kennedy, ayer y hoyFotogalería de InfoBae que compara los sitios emblemáticos del crimen con las imágenes actuales de esos lugares. Sigue leyendo Especiales sobre el 50° Aniversario del asesinato de John F. Kennedy

Una rara colección de fotografías de niños en las calles de Londres en 1901

El diario inglés The Guardian publica un grupo de tomas fotográficas de excelente calidad que constituyen tanto un sorprendente testimonio histórico como una fuente reveladora de dramas sociales y humanos conmovedores.

Entre 1901 y 1902, Horace Warner tomó fotografías a niños de la calle del East End londinense, a quienes llamó “Chiquillos de Spitafields”. Un fotógrafo autodidacta en su vida personal -que trabajaba como impresor de empapelados para William Morris-, Warner tomó 240 fotografías de niños locales, de las que sólo sobreviven unas 30.