Archivo de la categoría: II Guerra Mundial

¿Sabes cuáles eran las estrategias de Joseph Goebbels?

en PRODAVINCI

La figura de Joseph Goebbels dentro de la maquinaria criminal nazi está dotada de matices más borrosos de lo que la historia convencional suele reflejar. El ministro de Propaganda e Información bajo Hitler dibujó una larga sombra sobre el resto de sus compatriotas, siendo su personalidad fría e iracunda, al igual que su inigualable devoción por el Führer, los atributos personales que lo catapultaron históricamente como la segunda figura política más recordada de la Alemania Nazi. El manejo propagandístico del régimen se impuso a lo largo del país y del resto de territorios conquistados, plasmando el imaginario de Hitler por toda Europa y en la mente y corazón de miles de europeos.

Sin embargo, la pretendida sabiduría publicitaria de Goebbels puede haber sido exagerada. La sobrevaloración de Goebbels en la historiografía nazi puede desprenderse de que cualquier promoción hecha por Goebbels sobre el régimen resultaba en un espejo que abarcaba no sólo a la personalidad de Hitler, sino la suya también. La demagogia de Goebbels siempre partía de su propia y descomunal ansia de destacarse entre las filas de partidarios nazis, hasta llegar al punto de explotación de su propia imagen de “hombre influyente” dentro del gobierno, la cual diseminó implícitamente por todos los medios comunicacionales a su disposición. Después de todo, no podía caer mal entre los nazis ser visto como la mano derecha del líder.

Esta obsesión por la imagen propia puede develarse en su trabajo como ministro. Goebbels desplegó orgullosamente sus “11 principios de propaganda” que sirvieron  para consolidar el ideario nazi en Alemania:

1. Principio de simplificación y del enemigo único. Concentrar la ideología en un ícono particular, y de igual forma reducir a todos los posibles contrincantes en una sola imagen enemiga.

2. Principio del método de contagio. Encasillar bajo una categoría única las posibles vertientes adversas.

3. Principio de la transposición. Adjudicar los errores propios al enemigo, negando toda responsabilidad ante la población y distraerla del origen del hecho.

4. Principio de la exageración y desfiguración. Desvirtuar hechos y declaraciones a favor del régimen. Mientras más grandilocuente y persuasivo, mejor.

5. Principio de la vulgarización. Llevar tu discurso a las masas implica reducirlo en apariencia a su nivel de entendimiento, con el fin de captar la mayor parte de la población. Aprovechar las limitaciones analíticas de la masa. Seguir leyendo ¿Sabes cuáles eran las estrategias de Joseph Goebbels?

Descubren un submarino nazi hundido por los británicos

En Diario ABC

Fue bombarderado durante la Segunda Guerra Mundial frente a las costas de Noruega.

 

En el mar del Norte frente a las costas de Bergen en Noruega, era bombardeado el 12 de abril de 1945 un submarino nazi. El U-486 fabricado por el extinguido astillero Deutsche Werke de Kiel se hundía con una tripulación de 48 marinos alemanes. No hubo sobrevivientes. Esta semana, la compañía petrolera noruega Statoil que hacía estudios geológicos en la región se topó con restos del submarino que fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial por otro: el británico HMS Tapir.

Según un informe del museo marítimo de Bergen, el experto Arild Maroey Hansen habría identificado el submarino –que fue bombardeado nada más haber zarpado de Bergen y que luego de ser torpedeado quedó cortado en dos–, luego que Statoil descubriera los restos a unos 250 metros de profundidad mientras realizaba los estudios previos al diseño e instalación de un oleoducto. Según Hansen, «el submarino tenía un revestimiento especial de caucho sintético en el casco con la finalidad de atenuar sensiblemente los signos de radar», ha dicho Hansen a la radio pública noruega NRK.

También se ha sabido que los restos del submarino estarían a unos dos kilómetros de otro –también alemán–, un U-864, hundido en 1945 y con decenas de toneladas de mercurio a bordo. La carga de mercurio está provocando dolores de cabeza a los políticos noruegos y europeos acerca de la adecuada forma de tratar la carga para minimizar los riesgos que traerá al medioambiente de la región. Se discute entre otras alternativas: reflotarlo o instalar un sarcófago resistente en el fondo marino que cubra al submarino.

El submarino alemán hundido en la Segunda Guerra corresponde al tipo VIIC y fue construido en Kiel para la «Kriegsmarine», la marina de guerra –nombre de la marina alemana en tiempos de Hitler–. El U-468 fue botado el 12 de febrero de 1944 y entró en funciones el 22 de marzo de marzo bajo el comando del Gerhard Meyer. Se trató de uno de los nueve submarinos nazis que usaron experimentalmente una capa sintética de caucho conocida como Alberich para evitar que los dispositivos aliados lo localizaran.

 

Auschwitz, el campo de exterminio que enorgullecía al nazismo

En Diario ABC por MANUEL P. VILLATORO

A finales de marzo en 1940, Alemania dio la orden de edificar en Polonia el que posteriormente sería uno de los campos de concentración más tristemente conocidos.

Cientos y cientos de emplazamientos recuerdan en la actualidad el ultraje realizado por los nazis a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, pocos son más tristemente conocidos que el campo de concentración y exterminio de Auschwitz, el lugar en el que los seguidores de Hitler acabaron con la vida de millones de personas.

Edificado en la población de Osweicim, ubicada aproximadamente a 60 kilómetros de Cracovia, Auschwitz tiene el vergonzoso orgullo de ser uno de los campos de concentración nazis en los que más personas fallecieron -entre un millón y un millón y medio de judíos, gitanos y todo tipo de enemigos del Führer-. Hoy en día, en cambio, se alza como un monumento para evitar que las atrocidades que allí se sucedieron caigan en el olvido.

Orígenes y finalidad de Auschwitz

El objetivo de crear un campo en Polonia nació tras la toma de este país por el ejército nazi. Concretamente, se produjo poco después de que Hitler, obsesionado con «germanizar» el territorio conquistado, diera la orden de confinar a todos los judíos en guetos de los que no pudieran escapar. Esta idea, unida a la necesidad de contar con un campo de concentración para someter y aterrorizar a la población local, fue el pistoletazo de salida para la formación de Auschwitz.

Sin embargo, la finalidad de este centro no fue en un comienzo la de servir de mazmorra permanente para la población polaca. «En un principio, Auschwitz había sido concebido como una prisión de tránsito (…) donde mantener a los prisioneros antes de enviarlos a otro recinto del Reich; pero apenas bastaron unos días para que quedase claro que funcionaría como un lugar de encarcelamiento más», determina el historiador Laurence Rees en su libro «Auschwitz».

Con la decisión tomada, en junio 1940 llegaron los primeros prisioneros al terreno en el que, meses más tarde, se alzaría esta aberración nazi. Su objetivo, como no podía ser de otra forma, era construir el campo de concentración partiendo de unos sucios e infectados barracones abandonados años antes por el ejército polaco. Así, bajo unas condiciones deplorables y siendo maltratados por los oficiales alemanes, cientos de «enemigos de Hitler» dieron comienzo a las labores de construcción.

Pocos meses después, ya había establecidas muchas de las estructuras necesarias para la vida en el campo y la cúpula del nazismo ya había seleccionado a un oficial para encargarse de Auschwitz: Rudolf Hoess. Entre estas primeras edificaciones, destacó por encima del resto el denominado Bloque 11, un edificio en el que se administraban los castigos y se llevaban a cabo las torturas a los prisioneros.

Comienzan los asesinatos Seguir leyendo Auschwitz, el campo de exterminio que enorgullecía al nazismo

El Holocausto, en la memoria de Victoria Ocampo

Ante ciertas corrientes de pensamiento que relativizan o directamente niegan los crímenes nazis, el autor de este artículo recuerda el rechazo al nazismo de la escritora argentina, y su solidaridad para con las víctimas.

Por Juan Javier Negri  | Para LA NACION

Victoria Ocampo asistió a los juicios de Nüremberg.

El 27 de enero se conmemoró el Día Internacional de la Memoria del Holocausto. Y el 31 del mismo mes se cumplieron 80 años del ascenso de Hitler al poder. En Hungría -lo recuerda Antonio Ferrari en Il Corriere della Sera, en un artículo titulado “El antisemitismo a los 70 años de la Shoáh está vivo”-, el gobierno del primer ministro Victor Orban tiene nostalgia del pasado y ataca a los inmigrantes. En Grecia, el partido Alba Dorada o Amanecer Dorado (“Chrysí Avgí”), que usa en su escudo la cruz gamada, predica la limpieza étnica; en Italia -amén de las desafortunadas declaraciones de Berlusconi a favor del fascismo- se profanan tumbas de judíos y una niña fue violada por pertenecer “al mundo israelita”. En los Emiratos Árabes Unidos, la propaganda de un gimnasio dice: “Los haremos adelgazar como en Auschwitz”. Y las autoridades iraníes niegan que el Holocausto haya ocurrido…

Ferrari, en el artículo mencionado, dice que “la ferocidad está estrechamente unida a la indiferencia”. Por eso cree necesario volver a “testimoniar el coraje” de quienes no fueron indiferentes ante la matanza; aunque considera mejor usar la expresión “testimoniar la humanidad” de aquellos que rechazaron el asesinato en masa. Nuestra insigne Victoria Ocampo, con frecuencia vilipendiada como epítome de frivolidad por quienes desconocen su obra, fue, en este tema, como en tantos otros, un ejemplo de esa humanidad. Seguir leyendo El Holocausto, en la memoria de Victoria Ocampo

Galería de fotos sobre la lucha contra el racismo

La Revista on line Muy Interesante ofrece una galería de fotografías de personalidades destacadas en la lucha contra el racismo y la discriminación, desde el reverendo Martin Luther King hasta Oskar Schindler, una conmovedora sucesión de imágenes de los héroes que dio el siglo pasado en escenas significativas de sus vidas.