Archivo de la categoría: Uncategorized

¡Chin chin!

Queridos amigos,

¡Qué felicidad haber arribado ilesos a la conclusión de otro año pletórico de sabias meditaciones históricas!

Agobiados por la canícula salvaje de estas pampas australes, los caballeros han conseguido a duras penas y a costa de grandes sacrificios mantener enhiestos sus masculinos mostachos, sólo para homenajear con galante discreción el revuelo de moños, flores y frutas que corona las femeniles cabelleras.

¡Alzamos nuestras copas en tan alegre compañía, en la esperanza de que los días por venir nos encuentren siempre en la senda de la erudición y la elevación moral de las nuevas generaciones a través de la inmersión en los anales gloriosos de la cultura nacional y extranjera!

¡Chin chin!

salón comedor del Hotel Bristol, Mar del Plata_Copiar

 

Especiales sobre el 50° Aniversario del asesinato de John F. Kennedy

La harto conocida compulsión humana por los números redondos ha encontrado una oportunidad más para sacar a la luz archivos, teorías conspirativas, datos inéditos, imágenes redescubiertas.

A tono con la fúnebre excitación general, Cartelera de Historia ha decidido hacer un vuelo de pájaro sobre algunas de las recopilaciones, ensayos, suplementos especiales y artículos en general que han llegado a nuestro conocimiento. Nos gustaron las siguientes:

40 portadas de diarios norteamericanos que reflejaron la muerte y el adiós a John Kennedy (FOTOS)

John F. Kennedy. El hombre, el mito, la leyenda. Suplemento especial online del Diario Clarín de Buenos Aires.

50 años del asesinato de John F. KennedySuplemento de BBC Mundo.

¿La visita de Oswald a México inspiró asesinato de Kennedy? Tip del diario ADN Político de México. Interesante.

¿Cómo viven los Kennedy a 50 años del asesinato de JFK? Fotogalería del Diario Perfil de Buenos Aires.

Crece el misterio en torno al asesinato de JFKNuevas hipótesis sobre el caso. Diario Perfil.

El asesinato de Kennedy. Fotogalería del diario Perfil.

La maldición del clan Kennedy, a 50 años del asesinato de JFK. Por Darío Silva D’Andrea en Diario Perfil.

El asesinato de Kennedy, ayer y hoyFotogalería de InfoBae que compara los sitios emblemáticos del crimen con las imágenes actuales de esos lugares. Sigue leyendo Especiales sobre el 50° Aniversario del asesinato de John F. Kennedy

Ernst Hess, el juez judío que fue salvado por orden de Hitler

en TN Noticias

Había sido el superior de Hitler durante la Primera Guerra Mundial. La protección del dictador nazi duró hasta 1941. Luego Hess fue enviado a un campo de concentración cerca de Múnich.

ERNST HESS. Comandó la unidad de Hitler durante la Primera Guerra Mundial.

 

El dictador Adolf Hitler intervino personalmente para proteger a un jurista judío y facilitó en parte que sobreviviera al aparato de exterminio nazi que había creado, según un sorprendente informe publicado por el diario judío de Alemania Jewish Voice from Germany.

Ernst Hess (1890-1983), un juez de primera instancia de la ciudad de Düsseldorf, había sido un superior de Hitler durante la Primera Guerra Mundial. Esa relación le permitió ser inmune durante los primeros años del Nazismo e incluso de la Segunda Guerra gracias a una orden directa del dictador.

El informe se basa en un documento encontrado por la historiadora Susanne Mauss el año pasado en los archivos regionales de la provincia de Renania del Norte-Westfalia, en el oeste de Alemania.

Se trata de carta fechada en agosto de 1940, en la que el jefe de la SS Heinrich Himmler ordena a las autoridades que Hess “no sea importunado en ningún sentido por deseo expreso del ‘Führer'”.

“Hess tuvo la suerte de ser personalmente ‘perdonado’ por el genocida Hitler, cuyos funcionarios cumplieron sus órdenes con la misma eficacia que ejecutaban sus decisiones de matar en masa”, comenta Mauss en el diario.

Hasta ahora se conocía un único caso de un judío “protegido” por orden del propio Hitler. Eduard Bloch, médico de la madre del dictador, que gozó de inmunidad por orden directa del “Führer” hasta su emigración en 1940. Sigue leyendo Ernst Hess, el juez judío que fue salvado por orden de Hitler

75 fotografías “Mirando hacia el Pasado” superpuestas con el presente

La idea es ubicar fotografías antiguas en sus ubicaciones actuales de modo tal que se pueda comparar -con una mirada nostálgica o asombrada-, el pasado con el presente.

Aquí hay algunos ejemplos:

Para ver más de estas hermosas fotografías hacé click aquí.

Nuevas revelaciones sobre el inicio del Plan Cóndor en la Argentina

Nacido en Uruguay y radicado en Buenos Aires, Andrés Correa fue secuestrado el 30 de agosto del ’74, antes del estado de sitio de Isabelita. Era funcionario nacional. Lo torturaban represores de su país. Después, pasó un año preso en Devoto.

por Carlos Romero  en Tiempo Argentino

Andrés Alberto Correa –”Perico”, para los amigos– nació en 1948 en La Unión, un barrio popular de Montevideo. A los 17 años, dejó Uruguay y se afincó en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, para quienes el 30 de agosto de 1974 lo secuestraron en la localidad bonaerense de San Miguel, Correa era un uruguayo más, y por eso los represores argentinos compartieron la faena de la tortura con sus pares llegados especialmente del otro lado del Río de La Plata.

Hacía un mes que había muerto Juan Domingo Perón y la presidencia estaba en manos de su viuda, María Estela Martínez, con la sombra funesta de José López Rega como telón de fondo. Existía en la Argentina un gobierno constitucional y faltaba casi un año y medio para el golpe. Sin embargo, ya comenzaba a desplegarse ese aparato represivo de escala continental que luego se conocería como Plan Cóndor. Un mecanismo de pinzas que, con el tiempo, iría conjurando a todas las dictaduras sudamericanas en el exterminio sin fronteras de sus rivales políticos.
A principios de 2102, la justicia estableció que el 6 de noviembre del ’74, fecha en que Isabelita dictó el estado de sitio, empezaron a darse las “condiciones de posibilidad” para el accionar del Plan Cóndor en el país. Pero a Correa lo “chuparon” 69 días antes, y después de someterlo a vejámenes e interrogatorios, sus verdugos –por momentos argentinos, por momentos uruguayos– lo dejaron en manos de la policía. Una vez “blanqueado”, estuvo preso un año en la cárcel de Devoto y al recuperar la libertad todavía restaban varios meses para que los militares y sus socios civiles tomaran el poder.
La historia de Correa es parte de una secuencia de operativos conjuntos que derivaron en los asesinatos de otros tres jóvenes uruguayos: Daniel Banfi, Guillermo Jabif y Luis Latrónica, en hechos relatados por Tiempo Argentino en su edición del 9 de septiembre de 2012 (ver aparte). En estos casos, también fechados antes del Estado de sitio, las víctimas fueron secuestradas por un grupo de tareas al mando, según testigos, del comisario motevideano Hugo Campos Hermida.
Al ser detenido, Correa tenía 26 años. Era profesor de Filosofía y funcionario del gobierno nacional en la Dirección de Educación del Adulto (DINEA). Formado desde joven en la fe católica, había cursado el seminario con los Padres Pasionistas y participó del Movimiento de Curas Tercermundistas, aunque nunca se ordenó como sacerdote por sus diferencias con la jerarquía religiosa. Durante la dictadura de Lanusse, se vinculó con Montoneros y Tupamaros, pero cuando Perón, desde el exilio, pidió pasar de la Resistencia a la construcción de las bases para el futuro gobierno de Héctor Cámpora, se sumó a ese sector de la JP abocado a la formación de cuadros técnicos, dejando de lado la opción de la lucha armada.
El día en que lo secuestran, regresaba de un viaje a Paraná y desde el Ministerio de Educación –del que dependía la DINEA–le avisaron que lo buscaba la policía. Agentes de la Federal y del Ejército habían allanado en Moreno una casa que fuera suya, donde dijeron haber descubierto una “cárcel del pueblo”.
Mientras se dirigía a la comisaría de la zona para presentar el boleto de compra-venta y demostrar que desde agosto de 1973 esa propiedad ya no le pertenecía, fue interceptado por varios autos con personal de civil. “Cuando me agarran, me dicen que me estaban siguiendo hacía tres meses”, remarcó Correa. Lo acompañaba su amigo Francisco Strizzi, que también trabajaba en la DINEA, fue capturado y viviría los mismos vejámenes. “Estoy seguro que el secuestro lo hicieron policías de la Federal, policías de la provincia de Buenos Aires, gente de la Triple A y del Ejército”, sostuvo en la declaración que en 2007 brindó a las Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos y Desaparecidos. Sigue leyendo Nuevas revelaciones sobre el inicio del Plan Cóndor en la Argentina