Archivo de la etiqueta: Africa

Un mundo turbulento: las diez guerras que hacen de 2014 un año peligroso

A cien años del inicio de la Gran Guerra, el orden internacional vigente tambalea

Por Adriana Riva  | LA NACION

la fotoConvencido de una victoria eminente, en el verano europeo de 1914 el káiser Guillermo II despidió a las tropas alemanas con un optimismo desmesurado: “Estarán en casa antes de que las hojas caigan de los árboles”, les dijo. Fue una de las predicciones más fallidas de la historia: durante los siguientes cuatro años, el mundo sucumbió ante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), que dejó diez millones de muertos y veinte millones de heridos.

A cien años del inicio de la Gran Guerra, los paralelismos del mundo actual con aquella época inquietan: proliferan ideologías extremistas, furias nacionalistas y ambiciones imperialistas. “La Primera Guerra Mundial puso fin a cuatro imperios, reconfiguró el mapa de Medio Oriente, dio pie a la revolución bolchevique y, eventualmente, a la Gran Depresión, Adolf Hitler y la Segunda Guerra Mundial. Aún vivimos en las sombras de ese gran desastre. Varias de las regiones en crisis de aquel entonces también lo están ahora”, dijo a la nacion el economista Jeffrey D. Sachs, asesor especial del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Aunque no existe ninguna guerra activa declarada oficialmente entre diferentes Estados, el mundo es testigo de al menos diez grandes conflictos armados que dan cuenta de una realidad: que al igual que 100 años atrás, el orden internacional vigente se despedaza.

En una suerte de reacción tardía al derrumbe de la Unión Soviética, una revanchista Rusia anexa Crimea y la violencia estalla en Ucrania. En Irak, el sectarismo vuelve a resurgir y estrecha lazos con sus respectivas cofradías en la región. La Franja de Gaza, una vez más, sangra y arde. La cruenta guerra civil en Siria lleva más de tres años sin tregua. La violencia en Libia hunde al país en el más absoluto caos.

Se trata de conflictos que engrosan la lista de guerras de más larga data, como las de Afganistán, Somalia, Mali, Sudán del Sur y República Centroafricana, entre otras. Guerras olvidadas y relegadas a un segundo plano, pese a ser tan sangrientas como las más recientes.

Según los analistas, la ruptura del orden internacional es causa directa de esas agitaciones que irrumpen, cada vez con más violencia, en diversos rincones del mundo, y que son incapaces de apagarse sin un ejército de diplomáticos. Pero mientras que las zonas calientes se multiplican, nadie, empezando por Estados Unidos, parece dispuesto a apuntalar una estructura global. Sigue leyendo Un mundo turbulento: las diez guerras que hacen de 2014 un año peligroso

Hallan siete momias en una cripta cristiana medieval

En RT

Arqueólogos polacos han encontrado en unas excavaciones en la ciudad sudanesa de Dongola siete momias en una cripta cristiana medieval de 900 años, cuyas paredes aparecen cubiertas de signos y plegarias.

La cripta que contenía las siete siete cuerpos de hombres, momificados de forma natural, fue encontrada en 1993 en las ruinas de un antiguo monasterio ubicado en el valle del Nilo de Sudán, pero no fue abierta hasta 2009, cuando empezaron los trabajos arqueológicos a gran escala, informa el portal ‘LiveScience.

Las inscripciones en las paredes de la cripta, hechas con tinta de color negro en una capa delgada de cal, están escritas en griego y en copto e incluyen diferentes fragmentos de los evangelios de san Lucas, san Juan, san Marcos y san Mateo y plegarias como una oración a la Virgen María, que de algún modo servían para la protección de los difuntos.

“Probablemente no buscaban solo salvaguardar la tumba, sino sobre todo proteger a los que estaban enterrados en su interior y tenían que hacer un peligroso viaje desde el momento de su muerte hasta su presentación ante Dios”, explica Adam Łajtar, investigador de la Universidad de Varsovia.

De acuerdo con los científicos polacos, los epitafios indican que una de las momias puede ser el cuerpo del arzobispo Georgios, uno de los líderes religiosos más poderosos del reino de Makuria fallecido en 1113 a la edad de 82 años.

Hace 900 años la antigua ciudad de Dongola era la capital del poderoso reino cristiano de Makuria, un lugar donde coexistían en paz iglesias y mezquitas. De acuerdo con los expertos, la cripta fue construida cuando el reino cristiano se encontraba en su apogeo y controlaba una gran parte de los territorios de Sudán y el sur de Egipto contemporáneos.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/114821-hallar-momias-cripta-reino-cristiano

La genética sorprende al revelar el pasado complejo de los homínidos

Homo heidelbergensis
JAVIER TRUEBA, MADRID SCIENTIFIC FILMS en ABC.es
La secuenciación del genoma mitocondrial de un Homo heidelbergensis de 400.000 años de antigüedad hallado en la Sima de los Huesos de Atapuerca marca una hazaña técnica y complica el dibujo de la evolución humana en Europa. El estudio se publica en Nature.

A veces, los mayores descubrimientos científicos pueden encontrarse en las pruebas más pequeñas, y la paleontología es un ejemplo constante. Así, el que bien pudiera ser uno de los mayores hallazgos científicos de este año, quizá de la década, nace a partir de apenas dos gramos de polvo de hueso, más o menos lo que cabe en una cucharadita de café enrasada. En efecto, con esta cantidad de material del fémur de un Homo heidelbergensis de hace 400.000 años hallado en la Sima de los Huesos de Atapuerca, un equipo de científicos españoles y alemanes ha logrado secuenciar el ADN humano más antiguo obtenido hasta ahora. Además de un logro técnico sin precedentes, los resultados sitúan de forma inesperada a estos homínidos como parientes de los denisovanos, una enigmática rama extinta de nuestra familia humana hallada hace cinco años en Siberia, y no de los neandertales, como se esperaba. La Sima de los Huesos de la Sierra de Atapuerca, en Burgos, es el enclave más importante del mundo en fósiles humanos del Pleistoceno Medio, con al menos 28 esqueletos excavados y reconstruidos desde 1976. El yacimiento de Atapuerca, codirigido por los investigadores Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, incluye otros enclaves donde se han encontrado restos de importancia científica mundial, como el Homo antecessor del Pleistoceno Temprano, que fue un ancestro de la línea evolutiva de Homo heidelbergensis y neandertal. Pero vayamos por partes, ya que la técnica que ha permitido el análisis, hasta ahora imposible, de un material genético tan antiguo se desarrolló a partir de trabajos anteriores de los propios investigadores de Atapuerca.

Primero fue un oso

En 2006, en efecto, los investigadores de la Sima de los Huesos desenterraron los restos de un oso de las cavernas que vivió hace 430.000 años. A partir de los huesos del animal extrajeron pequeños fragmentos de su ADN mitocondrial, una cadena de ADN circular que no está incluida en los cromosomas, sino en múltiples copias en unos orgánulos de la célula que actúan como centrales de energía, y que se heredan solo por vía materna. El ADN estaba roto en pedazos muy pequeños, inferiores a los 50 pares de bases (las letras del ADN), pero gracias a la colaboración del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania), el centro en el que se gestó la secuencia del genoma neandertal, los científicos lograron reconstruir y leer el genoma mitocondrial del oso. El trabajo se publicó en septiembre de 2013 en la revista PNAS. Partiendo de esta proeza técnica, los investigadores de Atapuerca y del Max Planck se plantearon secuenciar el genoma mitocondrial de un Homo heidelbergensis de 400.000 años de antigüedad. Para ello se pulverizaron dos gramos del Fémur XIII, un hueso del muslo de uno de los esqueletos encontrados en la Sima de los Huesos. De este material se extrajo el ADN mitocondrial que, como en el caso del oso, solo contenía fragmentos de un tamaño máximo de 45 pares de bases. Pieza a pieza, los científicos consiguieron recomponer un puzle de 15.800 pares de bases, lo que corresponde al genoma mitocondrial casi completo de este antiguo homínido.

El mensaje que encierra esta proeza técnica va dirigido, en palabras de Juan Luis Arsuaga, uno de los firmantes del artículo de Nature, a todos los científicos que se encuentran con pequeños fragmentos de ADN prehistórico: “El mensaje es, no tire usted sus fragmentos pequeños de ADN, porque los puede usar”. Sigue leyendo La genética sorprende al revelar el pasado complejo de los homínidos

Las vergüenzas póstumas del Imperio Británico

Los Archivos Nacionales británicos han empezado a publicar este miércoles los 8.800 documentos del Ministerio de Exteriores sobre el ocaso del Imperio británico que milagrosamente aparecieron el año pasado después de haber estado extraviados durante varios decenios. Los documentos revelan numerosos detalles embarazosos sobre la política de Londres en un momento en que la mayoría de las colonias buscaban la independencia, pero su publicación no ha disipado la sospecha de que nunca se conocerá toda la verdad porque muchos documentos fueron destruidos antes de entregar las colonias.

Reproducimos este excelente artículo que se puede leer completo en el blog el puercoespín:

Los archivos ahora publicados documentan desde la política de incautación de ganado a los locales para impedir que alimentaran a los rebeldes Mau Mau en Kenia a la oposición de Londres y Washington a las becas para estudiantes keniatas en universidades estadounidenses –una oposición que de haber tenido éxito habría impedido que los padres del presidente Barack Obama se conocieran en Hawai en 1959–; así como el proyecto de probar armas químicas en la actual Botsuana durante la II Guerra Mundial, los planes para llevar al arzobispo chipriota Makarios a Seychelles para mantenerlo allí arrestado, o la idea para evacuar a la población de las islas Chagos para que Estados Unidos pudiera instalar allí una base militar.

Las sospechas de los historiadores se sustentan no solo en la supuesta destrucción de papeles o en el hecho de que miles de documentos fueran guardados en secreto, en un limbo legal porque no se ha cumplido la obligación de publicarlos al cabo de 30 años o prohibir expresamente la difusión de cada uno de ellos. Influye también el hecho de que Exteriores (Foreign Office) se niega a publicar el índice de los documentos –lo que permitiría a los historiadores saber cuáles han desaparecido– y porque hay un sorprendente vacío en algunos casos.

Por ejemplo, Richard Drayton, profesor de Historia del Kings College, ha declarado al Times su sorpresa por al ausencia de documentos sobre la Guyana a pesar de que “había allí mucha actividad durante los años 60, en particular debido a la revolución cubana”. A otros investigadores les ha llamado la atención las escasas referencias a la matanza de 24 trabajadores desarmados en Batang Kali en diciembre de 1948, durante el levantamiento de Malaya, una región que forma parte de la actual Malasia.

Tony Badger, el profesor de Historia de la Universidad de Cambridge nombrado por el Foreign Office para supervisar la publicación de los archivos, asegura que el Gobierno está publicando “todos y cada uno de los documentos que tienen interés”, aunque ha admitido que es “muy comprensible el legado de sospecha entre periodistas y académicos acerca de estos archivos”, que el año pasado fueron encontrados milagrosamente por el Foreign Office en su mansión campestre de Hanslope Park después de negar su existencia durante años. Los documentos afectan a 37 territorios de las antiguas colonias.

Esta primera entrega, de 1.300 documentos, afecta a los territorios de Adén, Anguila, Bahamas, Basutoland (Lesoto), Bechuanaland (Botsuana), Brunei, Chipre, Kenia, Malasia, Sarawak, las Seychelles y los Territorios del Océano Índico. El resto de los archivos se irán publicando de forma escalonada desde ahora hasta noviembre de 2013.

Uno de los documentos sobre Kenia revela las instrucciones para impedir que las informaciones más delicadas pasen del poder colonial al nuevo Gobierno y la indicación de que cierto material sea “quemado y destruido”. Un memorando de lo papeles sobre Kenia fechado en mayo de 1961 detalla los criterios fijados por el entonces ministro británico para las Colonias, Iain Macleod. Los papeles que no debían llegar al régimen surgido de la independencia son aquellos que “a) pueden avergonzar al Gobierno de Su Majestad u otros gobiernos; b) pueden avergonzar a miembros de la policía, fuerzas militares, funcionarios públicos u otros como por ejemplo informadores policiales; c) pueden comprometer fuentes de ka inteligencia; d) pueden ser utilizados de forma poco ética por ministros del Gobierno sucesor”.

Los documentos tenían que catalogarse como “legado”, o material que podía dejarse en la ex colonia, y “a controlar”, que no podía llegar a manos del nuevo Gobierno tras la independencia. Ese segundo tipo de material solo podía ser manejado por personal “autorizado”. Es decir, personal del nuevo Gobierno keniata que fueran “ciudadanos británicos descendientes de europeos y que hayan superado una criba de seguridad para acceder a documentos clasificados”.

Aquí, publicación original de este artículo. Sigue leyendo Las vergüenzas póstumas del Imperio Británico

El fascinante universo de los dogón de Malí

Desde 1931, cuando fue descubierto en Malí por los primeros etnólogos, el pueblo dogón de Malí fascina a los expertos por su complejo cosmos cultural. Décadas de trabajos e investigaciones antropológicas no han logrado descifrar por completo su concepción del universo, los rituales funerarios y las enigmáticas tradiciones que practican casi siempre detrás de una máscara.

Sobre los dogón, el misterioso pueblo que habita en el interior del delta del Níger , en Malí, pueden contarse dos historias: la que ellos mismos narran y la de su descubrimiento por los blancos. Comencemos con la segunda, el encuentro de los dogón con los antropólogos, pues sin ella estaríamos condenados a desconocer o no entender la primera. No sabríamos nada de cómo Dios creó el mundo o de cómo el zorro pálido sembró el caos en la Tierra. O lo que la lejana estrella Sirio y su pequeño acompañante invisible nos depararán para el año 2027.

Las primeras investigaciones en el interior de África

Esta magnífica historia comienza en las calles de París en 1931. Y lo hace de la mano de Marcel Griaule, el primer etnógrafo que quiere llevar a cabo investigaciones de campo en el interior de África. Hasta aquel momento, la gran potencia colonial que es Francia mantiene una relación meramente económica con el continente negro . Posee enormes colonias, pero el hecho de que sus habitantes sean negros tan sólo es relevante para la producción, pero en absoluto para el intercambio cultural. A mediados de los años veinte, sin embargo, un nuevo espíritu llega a la ciudad del Sena. Y lo hace acompañado de los suaves sonidos del clarinete de Sidney Bechet y la ropa ligera de Josephine Baker. Su revue nègre (revista negra) abarrota cada noche los graderíos del Theatre des Champs-Elysées. De repente, como por arte de magia, lo negro parece bello: en París, una revolución cultural siempre es, en primer lugar, un cambio estético. En medio de esta euforia colectiva nace el Instituto de Etnología de París. Sus fundadores –inspirados por los poetas del surrealismo– quieren ofrecer por primera vez una auténtica formación a los “investigadores de campo.”

La aventura da un giro en el corazón de Malí

Entre los elegidos para recibir aquella formación se encuentra el joven Marcel Griaule que, después de unos primeros estudios en Abisinia, decide lanzarse a la aventura de atravesar África siguiendo el eje del Sahel. ¿Objetivo? Comparar las diferentes sociedades que habitan la zona y cómo viven con condiciones climáticas semejantes. Sin embargo, su propuesta no gozó de la comprensión de sus contemporáneos. La expedición, como clamó un prestigioso helenista parisino “no sirve de nada: se dedica al estudio de civilizaciones que carecen del menor interés”. Pero Marcel Griaule insiste. Su expedición, de la que forman parte mentes vanguardistas, le lleva de Dakar a Yibuti con el objetivo de dar nuevos impulsos a las humanidades en Europa. El viaje discurre sin incidentes ni grandes descubrimientos, hasta el 29 de septiembre de 1931, cuando los expedicionarios alcanzan Sanga, una pequeña aldea situada sobre los acantilados de la falla de Bandiagara , en el corazón de Malí.

¿Cómo viven los dogones? Sigue leyendo El fascinante universo de los dogón de Malí