Archivo de la etiqueta: Federalismo

Polémica sobre la vuelta de Obligado

El autor de esta nota recuerda el carácter político y social del gobierno rosista y en estos puntos discute con el autor de la exitosa apología “La gran epopeya”.

Por Isidoro Gilbert en Revista Ñ

La conmemoración de la batalla en la Vuelta de Obligado, librada el 20 de noviembre de 1845, llevó al actual gobierno a decretar el Día de la Soberanía entre las conmemoraciones oficiales de la Argentina. Utilizó para su argumentación los lineamientos más gruesos que Mario Pacho O’Donnell relata en su bést-seller La gran epopeya .

Era necesario un trabajo explicativo de un suceso que no figuraba en los programas escolares hasta no hace mucho tiempo. Aún hoy, no pocos historiadores niegan carácter de gesta a esa batalla contra la escuadra invasora y, además, al hostigamiento partisano que le siguió luego que la flota anglo-francesa quebrara las cadenas con las que se pretendía frenar la invasión a lo largo del río Paraná. Acaso por eso O´Donnell leyó muy a fondo la Historia Argentina que investigó y escribió José María Rosa (h) –un adalid del revisionismo histórico–, más muchos otros textos benevolentes con Juan Manuel de Rosas, dando nacimiento a un texto nuevo, con más interpretación que nueva documentación. Sigue leyendo Polémica sobre la vuelta de Obligado

Alberdi, el escritor de la República

Nacido en el año de la Revolución de Mayo, Alberdi fue, junto a Sarmiento, uno de los intelectuales argentinos esenciales del siglo XIX. Una colección homenaje recupera su obra, con prólogos que la leen desde el siglo XXI. Aquí, Natalio Botana reflexiona sobre las “Bases…”, fundamento de la Constitución Nacional y reflejo de “la búsqueda del buen gobierno republicano”. Además, dos opiniones sobre su ficción.

Por: NATALIO R. BOTANA en Revista Ñ

En una Buenos Aires lejana, todavía pequeña, donde la élite letrada consumía con voracidad libros que se creían novedosos, Juan Bautista Alberdi pronunció estas palabras: “El estrépito del carro y las trompetas aturde nuestra conciencia […]. Un día, señores, cuando nuestra patria inocente y pura sonreía en el seno de sus candorosas ilusiones de virilidad, de repente siente sobre su hombro una mano pesada que le obliga a dar vuelta, y se encuentra con la cara austera del tiempo que le dice: ‒Está cerrado el día de las ilusiones: hora es de volver bajo mi cetro”.

En esta reflexión, perteneciente al discurso de apertura del Salón Literario en 1837, se condensa el programa intelectual que Alberdi habrá de desarrollar en el exilio a lo largo de quince años. El discurso del 37 marcó el comienzo de un pensamiento político cuya racionalidad permaneció siempre atada a las lecciones de la historia; las Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina representarán, por su parte, la culminación de un proyecto largamente acariciado y, con alta probabilidad, la obra más difundida de cuantas escribió Alberdi. Para sus contemporáneos y la posteridad que llega a estos días del Bicentenario, Bases y puntos de partida… fue sin duda un texto fundador.

Las Bases… llegaron justo para dar respuesta a la incógnita que se abrió entre 1810 y 1816. Los habitantes del antiguo Virreinato del Río de la Plata, convertidos por las vueltas de un proceso revolucionario en ciudadanos de una república naciente, aceleraron la marcha hacia la Independencia, pero no alcanzaron a traducir esa pasión por una nueva identidad ante propios y ajenos en un pacto constitucional dotado de la suficiente legitimidad para durar y asimismo cambiar la sociedad. Este es el montaje que imagina Alberdi entre el candor de los momentos iniciales y el pasado que, al instante de la ruptura revolucionaria, empezó a tomar su revancha: más de cuatro décadas habían pasado entre 1810 y aquellas semanas de 1852 en que un autor, fogueado en el periodismo, en el ensayo filosófico y en los alegatos del foro, “escribiendo rapidísimamente, según mi costumbre, lo que pienso despacio”, concluyó la redacción de las Bases… en Valparaíso.

El motivo de aquella premura es conocido. Las Bases… son antes que nada un libro de filosofía práctica, tal como se la entendía en el siglo XIX, puesto al servicio del Congreso Constituyente que, en 1853, escribió y sancionó la Constitución Nacional en la ciudad de Santa Fe, bajo el gobierno provisional de Justo José de Urquiza, el vencedor de Caseros. Las Bases… tuvieron heraldos en las provincias argentinas bien representados por el amigo entrañable de Alberdi, Juan María Gutiérrez, a quien le cupo integrar la comisión redactora de aquella constitución de larga vigencia con sus reformas. Tan pronto como se conoció el libro en su primera edición de Valparaíso, siguieron de inmediato una segunda, a la cual Alberdi añadió un Proyecto de constitución, y varias reimpresiones hasta llegar a la edición definitiva impresa en Besanzon en 1856 (la que aquí se reproduce). Sigue leyendo Alberdi, el escritor de la República

“Hubo otra década del 70 en la que pudo cambiar la historia argentina”. Entrevista a E. Gallo

Para el historiador Ezequiel Gallo, en los años 70 del siglo XIX las ideas sobre el liberalismo y el federalismo que encarnaban Carlos Pellegrini y Leandro Alem proponían un modelo de país distinto al que terminó plasmando la Generación del 80.

por Fabián Bosoer, en Clarín

Histórica foto de setiembre de 1891, en ocasiónde la visita de Leandro Alem a Tucumán. De izquierda a derecha; Marcelo T. de Alvear, Alem Francisco Barroetaveña y Juan Posse.


Ezequiel Gallo, doctor de la Universidad de Oxford, profesor emérito de la Universidad Di Tella y autor entre otras obras de “La pampa gringa”, “La formación de la Argentina moderna” (junto con Roberto Cortés Conde) y “De la República posible a la República verdadera”, con Natalio Botana, acompaña la invitación con un aporte inesperado. Se trata del redescubrimiento de la figura de Leandro Alem, la vida y las ideas de “un político brillante y honesto”, dice, en quien no sólo puede verse al implacable crítico del orden conservador y la república oligárquica sino también al auténtico liberal, defensor del federalismo como límite a la concentración del poder. Estas ideas, según el historiador, tienen hoy una renovada vigencia, frente al centralismo desmedido del poder en manos del Gobierno nacional. Dice también que el modo en que gobiernan los Kirchner es la consecuencia antes que la causa de los problemas: “Ellos utilizan un aparato que no inventaron, que viene de antes en este país, de bastante antes”. Lo bueno, en todo caso, es que esos problemas están más a la vista. Sigue leyendo “Hubo otra década del 70 en la que pudo cambiar la historia argentina”. Entrevista a E. Gallo

“Alem fue el último liberal romántico”

En su libro Alem. Federalismo y radicalismo, el historiador Ezequiel Gallo desmenuza la vida y el pensamiento político del fundador de la UCR. Lo presenta como un hombre obsesionado con la división del poder. También habla de la personalidad ciclotímica y del suicidio del líder popular.

por Hernán Brienza, en Diario Crítica, 24/11/2009.

“Leandro Alem construyó una doble figura en el plano público: fue un excelente legislador, pero un mal jefe político. Esto estaba relacionado con las características de su personalidad ciclotímica, con idas y vueltas, que le impidió tener la estabilidad necesaria para liderar su partido”, explica Ezequiel Gallo, historiador, autor del recientemente publicado Alem, Federalismo y radicalismo. “¿Por qué fue importante? Porque fue el último federalista clásico, después de él nadie levantó las banderas del federalismo autonomista”.

Doctorado en Oxford, Gallo es autor de La pampa gringa y Carlos Pellegrini. Orden y reforma. También escribió La formación de la Argentina moderna, y La república conservadora, ambos con Roberto Cortés Conde, y De la República posible a la República verdadera, con Natalio Botana. Sigue leyendo “Alem fue el último liberal romántico”