Archivo de la etiqueta: Generación del 80

Roque Sáenz Peña. Un artífice de la Argentina moderna

A 100 años de su muerte, cobra fuerza su legado como hombre capaz de gobernar por encima de sus simpatías y sus odios personales en beneficio del país.

Por María Saenz Quesada  | Para LA NACION

Roque_Saenz_PenaEn la “batalla cultural” que viene librando el gobierno nacional para lograr la reescritura de la historia argentina, el kirchnerismo peronista asume el papel de salvador del pueblo, víctima hasta su llegada al poder de distintas expresiones políticas contaminadas por el liberalismo. Desde esa perspectiva extremista, es poco lo que queda de la historia política de los siglos XIX y XX. Y lo curioso es que hoy se insista en hablar de la responsabilidad del Estado nacional y, al mismo tiempo, se reniegue de la contribución de los gobiernos liberales y conservadores a su construcción. Dicha labor, colocó a la República Argentina en un sitio respetado en el orden mundial, cuya solidez se puso a prueba cuando estalló la Primera Guerra Mundial, un conflicto en el que se mantuvo neutral y en paz con sus vecinos.

Precisamente en coincidencia con el estallido de la guerra, el 9 de agosto de 1914, falleció en Buenos Aires, en su residencia particular de Santa Fe y Billinghurst, el presidente Roque Sáenz Peña, uno de los artífices de la construcción de la Argentina moderna. La muerte del presidente, en el cuarto año de su mandato, conmovió al país. Una multitud de muy diferente extracción social y pertenencia partidaria acudió a las exequias.

“El entierro fue la mayor aglomeración humana que hasta entonces se realizara en Buenos Aires”, afirmaron testigos calificados. “Todo el país lo amaba [.] Es que representaba y representó desde el advenimiento de su candidatura el papel de un redentor, sincero y puro, como es siempre un redentor”, observó el politólogo Rodolfo Rivarola, en busca de una explicación al carácter masivo del homenaje. Sigue leyendo Roque Sáenz Peña. Un artífice de la Argentina moderna

Vida cotidiana de la aristocracia en la Belle Epoque argentina

Vuelta al pasado en Villa ocampo. En su muestra “La gran ilusión”, se pueden ver los muebles, arañas, vestidos y objetos personales usados a partir de 1890.

POR BÁRBARA ALVAREZ PLÁ en Revista Ñ

Las dos nacieron en 1890: Victoria Ocampo y Villa Ocampo, la casa que su padre, el ingeniero Manuel Ocampo, construyó en el partido de San Isidro y que sería la residencia veraniega de la familia. De marcado estilo victoriano, Villa Ocampo se convirtió con el tiempo en lugar de reunión de algunos de los máximos exponentes de la cultura argentina de principios del siglo XX. Era la Belle Epoque argentina, y la aristocracia se hizo reacia a todo lo que sonara a tradición española.

Villa Ocampo, hoy protegida por UNESCO, funciona como centro cultural: “Es más que un museo”, insiste Nicolás Helft, director ejecutivo y uno de los responsables de La gran ilusión, la muestra que propone un viaje en el tiempo, a esos años en que tradición y modernidad se disputaban el protagonismo.

En una visita guiada de casi una hora, y a través de una puesta en escena que, los fines de semana se vuelve performance con la ayuda de seis actores, se recrea el sofisticado estilo de vida de la época: largos vestidos blancos, delicados sombreros, libros escritos en francés, vajillas victorianas, inmensas arañas, esculturas hechas en Roma y muebles traídos de Europa: “Fuimos muy estrictos con la época, pero no tanto en cuanto a lo que tenía la familia”, anota Helft. Pasen y vean.

Cuatro pequeñas cabras juegan en el jardín y cerca pasea una familia de gansos. El aire huele a jazmín y a pasto recién cortado. Una imponente escalera nos conduce al interior de la casa, que con sus muebles europeos, su decoración clásica y sus arañas de cristal son un pasaje de ida al pasado. Dos maniquíes con uniformes negros nos reciben. “Las ropas pertenecen al Museo del Traje”, explica Helft. Hay música. Sale del symphonion, un aparato de origen alemán anterior al gramófono. Adentro gira un disco de color oro. “Se escucha en toda la casa”, cuenta nuestro guía.

En el primer piso está el comerdor: una enorme mesa de roble espera a los comensales. En la pared, tras ella, naturaleza muerta.

En el descanso de la escalera que conduce al segundo piso, una gran pantalla pasa imágenes del Archivo Nacional. Testimonio de una época de bonanza: blancas telas, sombreros y sonrisas.

En el segundo piso, la habitación de Victoria Ocampo. “Está como ella la dejó”, asegura Ernesto Montequin, el curador, “en esa cama murió Victoria”. Sencillez y libros. Muchos libros. Y un enorme espejo de marco blanco apoyado contra la pared. Cerca, la que fuera la pieza de su padre. En la ventana, un telescopio espera a la noche.

“La gran ilusión es más que la reconstrucción del estilo de vida de una familia”, dice Helft. Y lo dice porque Villa Ocampo es ante todo el emblema de una época y de una clase social que soñó con traer a la Argentina el estilo de vida de las metrópolis europeas.

AGENDA:

La gran ilusión

Dónde: Elortondo 1837, Beccar

Cuándo: Hasta el 24 de noviembre.

Martes a viernes, $20. Fines de semana y feriados, $30.

Nota del blog: los enlaces fueron colocados por Cartelera de Historia. También, si te interesa el tema, podés pasar por la página de la Fundación Victoria Ocampo, leer este interesante artículo sobre el romance entre Victoria y el famoso psiquiatra y psicoanalista Jacques Lacan: Jacques y Victoria y también ver:

 

Uriburu: el origen de la tragedia argentina

El golpe de 1930 inició una serie de rupturas democráticas que, durante más de medio siglo, dio protagonismo a los militares. Nacían las antinomias en torno del poder.

POR FABIAN BOSOER en Revista Ñ

El año 30, se sabe, fue la primera gran ruptura histórica e historiográfica de la Argentina del siglo XX. Crisis del orden político de la república liberal conservadora, plasmado en la Constitución de 1853. Crisis del modelo agroexportador que le daría al país un lugar en el mundo a partir del proyecto de la Generación del 80. Interrupción de la primera experiencia democrática, que había echado a andar con la Ley Sáenz Peña y las presidencias radicales. Y crisis, también, en las narrativas dominantes sobre la construcción de la Nación.

El primer golpe y la implantación de una dictadura militar, resume esta confluencia de derrumbes y emergencias que fraguaron los derroteros y extravíos de décadas siguientes. Allí nace la secuencia de inestabilidad político institucional, el papel tutelar de las Fuerzas Armadas y la confusión entre liberalismo, nacionalismo y autoritarismo que marcará el pulso del país hasta 1983.

Cada movimiento militar triunfante se autodenominará a partir de entonces “revolución” camuflando sus contenidos restauradores, y con la anuencia de sus socios civiles –económicos, políticos e intelectuales– pisoteará la vigencia del orden constitucional pretendiendo que así estaba custodiando dicho orden y beneficiará intereses económicos oligárquicos esgrimiendo la defensa del interés nacional. Sigue leyendo Uriburu: el origen de la tragedia argentina

El día que en la Boca se eligió al primer diputado socialista de América Latina: A. Palacios

“En la cuarta circunscripción electoral, que comprendía el barrio obrero de La Boca, fue donde tuvo más intensidad la campaña electoral.

Varios personajes de la política tradicional y de la clase adinerada propusiéronse salir triunfantes sus respectivas candidaturas a costa de cualquier esfuerzo.Y dispusieron de fuertes sumas de dinero que invirtieron en la instalación de comités, en la preparación de la campaña y en pagar gente que realizara los trabajos previos a la elección.

En esa circunscripción el Partido Socialista había designado candidato al doctor Alfredo L. Palacios, joven abogado, orador fogoso y elocuente, ya conocido por su rebelde tesis doctoral sobre ‘La miseria’, rechazada por la Facultad de Derecho por los nuevos conceptos que contenía sobre la vida obrera y el trabajo. Sigue leyendo El día que en la Boca se eligió al primer diputado socialista de América Latina: A. Palacios

Anarquistas en Buenos Aires: represión y expulsión

Asamblea de cigarreros toscanos. Fuente: Historia Integral de la Argentina, Tomo III, p. 1325

El periódico La voz de la Iglesia publicó en 1893 algunas noticias sueltas sobre las actividades de los anarquistas: ‘Los anarquistas. La policía continúa su campaña contra estos señores que han  repartido con gran profusión pasquines incendiarios.

Expulsión de anarquistas. El ministro del Interior hizo saber al jefe de policía que el presidente de la República había resuelto que a los anarquistas detenidos en el Departamento se les diera el plazo de 48 horas para que salieran del país o en caso contrario continuarían detenidos. Sigue leyendo Anarquistas en Buenos Aires: represión y expulsión