Archivo de la etiqueta: III Reich

¿Cómo impedir que Hitler llegue (hoy) al poder?

por Fernando Mires en Prodavinci

Transcribimos el excelente artículo del historiador y politólogo chileno, que plantea la inquietante posibilidad de pensar en una forma de prevenir la generación y -sobre todo- el triunfo de un autócrata populista al estilo del dictador alemán. ¿Quiénes “tuvieron la culpa” del éxito político de Hitler?

“Cuando la revista Perspectiva, del Instituto de Ciencia Política Hernán Echeverría Olózaga de Colombia me solicitó un artículo bajo el título ¿Cómo evitar que los Hitlers ganen en las urnas?, lo primero que pensé fue poner como condición un cambio de título. La sola idea de que Hitler pudiera regresar era y es para mí una distopía difícil de aceptar.

Una segunda vuelta de tuerca me hizo observar que el título no tenía un sentido literal. El ascenso de Hitler puede ser también utilizado como símbolo representativo de todos los gobernantes que utilizando instituciones republicanas han accedido al gobierno con el objetivo de desmontar la democracia y en su lugar establecer una dictadura, una autocracia o algo similar.

Es importante agregar que el ascenso de Hitler al poder no solo sirve para caracterizar un signo del fascismo. Esa misma “táctica” ha sido asumida, y no en pocas ocasiones, por grupos y partidos que se autodenominan socialistas, algunos de los cuales todavía entienden a la “democracia burguesa” como una  simple superestructura del capitalismo. Es historia muy conocida, sobre todo en América Latina. No insistiremos aquí sobre ella. Valga solamente mencionar que la táctica hitleriana de acceso electoral al poder fue compartida en su tiempo por el KPD (Partido Comunista Alemán). Sigue leyendo ¿Cómo impedir que Hitler llegue (hoy) al poder?

Emerge un temible submarino alemán de la II Guerra en la costa inglesa

Estos submarinos fueron armas mortales que Alemania desplegó durante la Primera Guerra Mundial. Casi un siglo después, han emergido los restos oxidados del antiguo submarino que causó estragos a la defensa del Reino Unido.

Se trata de los restos del U-barco alemán de la Primera Guerra Mundial, naufragado y abandonado en las marismas de la costa de Kent hace casi un siglo. Es el único submarino alemán visible en las aguas del Reino Unido hoy en día y es un recordatorio visible de la Primera Guerra Mundial.Se piensa que es uno de los más de 100 submarinos UB-I22 que se rindieron a los británicos al final de la guerra, y que portaba unos 10 torpedos.

Los restos de la nave aún se pueden ver varados en una zona remota de las marismas, a orillas del río Medway en Hoo, Kent. Normalmente, la punta de la embarcación puede verse rodeada por las olas, pero las mareas bajas han permitido que el casco pueda verse con más detalle de lo habitual.

Marcos Dunkley, del Patrimonio británico, dijo al diario ‘Daily Mail’ que “un poco más de 100 submarinos alemanes fueron entregados a los británicos al final de la guerra. Algunos fueron enviados para unirse a la marina de guerra francesa y algunos tenían sus motores retirados para ser reutilizados en las fábricas de cemento en Halstead, en Kent, antes de ser desechados. Por alguna razón este submarino nunca fue tocado y se ha mantenido en el río Medway desde 1921”.

“La gente puede ir a verlo allí en la bajamar, pero ten cuidado porque la capa de barro es muy profunda, me quedé atrapado antes”, añade. “No hay planes para moverlo. No está bajo ninguna amenaza. Simplemente se quedará exactamente donde está”, aclaró.

Los submarinos de la Armada Imperial Alemana casi le hacen ganar la II Guerra Mundial al III Reich.
Read more: http://www.dailymail.co.uk/news/article-2526946/A-monster-British-coast-Rusting-hulk-World-War-One-German-U-boat-marooned-Kent-island-century.html#ixzz2pqlINaIH Follow us: @MailOnline on Twitter | DailyMail on Facebook

Texto completo en: RT

El artículo original procede del Mail online.

Auschwitz, el campo de exterminio que enorgullecía al nazismo

En Diario ABC por MANUEL P. VILLATORO

A finales de marzo en 1940, Alemania dio la orden de edificar en Polonia el que posteriormente sería uno de los campos de concentración más tristemente conocidos.

Cientos y cientos de emplazamientos recuerdan en la actualidad el ultraje realizado por los nazis a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, pocos son más tristemente conocidos que el campo de concentración y exterminio de Auschwitz, el lugar en el que los seguidores de Hitler acabaron con la vida de millones de personas.

Edificado en la población de Osweicim, ubicada aproximadamente a 60 kilómetros de Cracovia, Auschwitz tiene el vergonzoso orgullo de ser uno de los campos de concentración nazis en los que más personas fallecieron -entre un millón y un millón y medio de judíos, gitanos y todo tipo de enemigos del Führer-. Hoy en día, en cambio, se alza como un monumento para evitar que las atrocidades que allí se sucedieron caigan en el olvido.

Orígenes y finalidad de Auschwitz

El objetivo de crear un campo en Polonia nació tras la toma de este país por el ejército nazi. Concretamente, se produjo poco después de que Hitler, obsesionado con «germanizar» el territorio conquistado, diera la orden de confinar a todos los judíos en guetos de los que no pudieran escapar. Esta idea, unida a la necesidad de contar con un campo de concentración para someter y aterrorizar a la población local, fue el pistoletazo de salida para la formación de Auschwitz.

Sin embargo, la finalidad de este centro no fue en un comienzo la de servir de mazmorra permanente para la población polaca. «En un principio, Auschwitz había sido concebido como una prisión de tránsito (…) donde mantener a los prisioneros antes de enviarlos a otro recinto del Reich; pero apenas bastaron unos días para que quedase claro que funcionaría como un lugar de encarcelamiento más», determina el historiador Laurence Rees en su libro «Auschwitz».

Con la decisión tomada, en junio 1940 llegaron los primeros prisioneros al terreno en el que, meses más tarde, se alzaría esta aberración nazi. Su objetivo, como no podía ser de otra forma, era construir el campo de concentración partiendo de unos sucios e infectados barracones abandonados años antes por el ejército polaco. Así, bajo unas condiciones deplorables y siendo maltratados por los oficiales alemanes, cientos de «enemigos de Hitler» dieron comienzo a las labores de construcción.

Pocos meses después, ya había establecidas muchas de las estructuras necesarias para la vida en el campo y la cúpula del nazismo ya había seleccionado a un oficial para encargarse de Auschwitz: Rudolf Hoess. Entre estas primeras edificaciones, destacó por encima del resto el denominado Bloque 11, un edificio en el que se administraban los castigos y se llevaban a cabo las torturas a los prisioneros.

Comienzan los asesinatos Sigue leyendo Auschwitz, el campo de exterminio que enorgullecía al nazismo

La historia de la chica que le mintió a Mengele y sobrevivió al Holocausto

En un andén de Auschwitz, le dijo que tenía edad para trabajar. Y así evitó ir a la cámara de gas.

en diario Clarín, 17-10-2011

En un andén de Auschwitz, Helga Weiss y su madre engañaron a uno de los hombres más repudiados de la historia moderna, Josef Mengele, y lograron salvarse de la muerte. Weiss, que era una adolescente, mintió y dijo que tenía edad suficiente para trabajar. La madre persuadió a los nazis de que era su hija mayor, por lo que la mandaron a las barracas de trabajos forzados y no a la cámara de gas. La historia es una de las muchas registradas en un diario del campo de concentración que la semana pasada se vendió a editoriales de todo el mundo en la feria del libro de Frankfurt.

Weiss, una artista que tiene más de 80 años y vive en Praga, mencionó su diario en algunas apariciones públicas, pero el interés por su historia había quedado eclipsado por el que despierta su éxito como pintora de posguerra. La editora británica Venetia Butterfield se enteró de la existencia del diario el año pasado, cuando Weiss visitó Londres para asistir a un concierto en homenaje a los prisioneros del campo Terezin de la ex Checoslovaquia. Butterfield, que también publica el diario de Anna Frank, aseguró que el valor del diario reside en que “es la realidad de Helga. Uno está ahí con ella, difiere mucho de un libro de memorias.” Antes de que Weiss fuera enviada de chica al gueto de Terezin que controlaban los nazis, presenció el avance del Holocausto en Praga. “Todo estaba prohibido. La gente perdía el empleo, no podíamos ir a los parques, a las piletas ni a los clubes. Me prohibieron ir a la escuela a los diez años”, declaró Weiss al Observer en ocasión del concierto de Londres. Sigue leyendo La historia de la chica que le mintió a Mengele y sobrevivió al Holocausto

Cómo el nazismo construyó el odio antisemita

Sergio Wischñevsky*

Una apreciación razonable de la situación de los judíos en Europa alrededor de 1930 habría colocado a los 525.000 judíos de Alemania entre los que gozaban de mayor seguridad en el continente. Los judíos alemanes representaban sólo el 1% de la población de su país. Tenían una buena situación económica en general y sus derechos cívicos, en apariencia inalienables, los habían llevado a ocupar lugares destacados en la vida cultural y política de Alemania. Por otro lado gozaban de una gran integración social: en 1920 uno de cada cuatro judíos alemanes contraía matrimonio con alguien que no lo era. De hecho, algunos dirigentes comunitarios alertaban sobre el peligro de una integración demasiado extrema. Es importante destacar que ningún dirigente judío del mundo previó ni siquiera remotamente que poco después un gobierno alemán, elegido en elecciones, procuraría exterminar no sólo a los judíos alemanes sino también
a los millones que habitaban fuera de las fronteras del país. Sigue leyendo Cómo el nazismo construyó el odio antisemita