Archivo de la etiqueta: Mali

Un mundo turbulento: las diez guerras que hacen de 2014 un año peligroso

A cien años del inicio de la Gran Guerra, el orden internacional vigente tambalea

Por Adriana Riva  | LA NACION

la fotoConvencido de una victoria eminente, en el verano europeo de 1914 el káiser Guillermo II despidió a las tropas alemanas con un optimismo desmesurado: “Estarán en casa antes de que las hojas caigan de los árboles”, les dijo. Fue una de las predicciones más fallidas de la historia: durante los siguientes cuatro años, el mundo sucumbió ante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), que dejó diez millones de muertos y veinte millones de heridos.

A cien años del inicio de la Gran Guerra, los paralelismos del mundo actual con aquella época inquietan: proliferan ideologías extremistas, furias nacionalistas y ambiciones imperialistas. “La Primera Guerra Mundial puso fin a cuatro imperios, reconfiguró el mapa de Medio Oriente, dio pie a la revolución bolchevique y, eventualmente, a la Gran Depresión, Adolf Hitler y la Segunda Guerra Mundial. Aún vivimos en las sombras de ese gran desastre. Varias de las regiones en crisis de aquel entonces también lo están ahora”, dijo a la nacion el economista Jeffrey D. Sachs, asesor especial del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Aunque no existe ninguna guerra activa declarada oficialmente entre diferentes Estados, el mundo es testigo de al menos diez grandes conflictos armados que dan cuenta de una realidad: que al igual que 100 años atrás, el orden internacional vigente se despedaza.

En una suerte de reacción tardía al derrumbe de la Unión Soviética, una revanchista Rusia anexa Crimea y la violencia estalla en Ucrania. En Irak, el sectarismo vuelve a resurgir y estrecha lazos con sus respectivas cofradías en la región. La Franja de Gaza, una vez más, sangra y arde. La cruenta guerra civil en Siria lleva más de tres años sin tregua. La violencia en Libia hunde al país en el más absoluto caos.

Se trata de conflictos que engrosan la lista de guerras de más larga data, como las de Afganistán, Somalia, Mali, Sudán del Sur y República Centroafricana, entre otras. Guerras olvidadas y relegadas a un segundo plano, pese a ser tan sangrientas como las más recientes.

Según los analistas, la ruptura del orden internacional es causa directa de esas agitaciones que irrumpen, cada vez con más violencia, en diversos rincones del mundo, y que son incapaces de apagarse sin un ejército de diplomáticos. Pero mientras que las zonas calientes se multiplican, nadie, empezando por Estados Unidos, parece dispuesto a apuntalar una estructura global. Sigue leyendo Un mundo turbulento: las diez guerras que hacen de 2014 un año peligroso

El fascinante universo de los dogón de Malí

Desde 1931, cuando fue descubierto en Malí por los primeros etnólogos, el pueblo dogón de Malí fascina a los expertos por su complejo cosmos cultural. Décadas de trabajos e investigaciones antropológicas no han logrado descifrar por completo su concepción del universo, los rituales funerarios y las enigmáticas tradiciones que practican casi siempre detrás de una máscara.

Sobre los dogón, el misterioso pueblo que habita en el interior del delta del Níger , en Malí, pueden contarse dos historias: la que ellos mismos narran y la de su descubrimiento por los blancos. Comencemos con la segunda, el encuentro de los dogón con los antropólogos, pues sin ella estaríamos condenados a desconocer o no entender la primera. No sabríamos nada de cómo Dios creó el mundo o de cómo el zorro pálido sembró el caos en la Tierra. O lo que la lejana estrella Sirio y su pequeño acompañante invisible nos depararán para el año 2027.

Las primeras investigaciones en el interior de África

Esta magnífica historia comienza en las calles de París en 1931. Y lo hace de la mano de Marcel Griaule, el primer etnógrafo que quiere llevar a cabo investigaciones de campo en el interior de África. Hasta aquel momento, la gran potencia colonial que es Francia mantiene una relación meramente económica con el continente negro . Posee enormes colonias, pero el hecho de que sus habitantes sean negros tan sólo es relevante para la producción, pero en absoluto para el intercambio cultural. A mediados de los años veinte, sin embargo, un nuevo espíritu llega a la ciudad del Sena. Y lo hace acompañado de los suaves sonidos del clarinete de Sidney Bechet y la ropa ligera de Josephine Baker. Su revue nègre (revista negra) abarrota cada noche los graderíos del Theatre des Champs-Elysées. De repente, como por arte de magia, lo negro parece bello: en París, una revolución cultural siempre es, en primer lugar, un cambio estético. En medio de esta euforia colectiva nace el Instituto de Etnología de París. Sus fundadores –inspirados por los poetas del surrealismo– quieren ofrecer por primera vez una auténtica formación a los “investigadores de campo.”

La aventura da un giro en el corazón de Malí

Entre los elegidos para recibir aquella formación se encuentra el joven Marcel Griaule que, después de unos primeros estudios en Abisinia, decide lanzarse a la aventura de atravesar África siguiendo el eje del Sahel. ¿Objetivo? Comparar las diferentes sociedades que habitan la zona y cómo viven con condiciones climáticas semejantes. Sin embargo, su propuesta no gozó de la comprensión de sus contemporáneos. La expedición, como clamó un prestigioso helenista parisino “no sirve de nada: se dedica al estudio de civilizaciones que carecen del menor interés”. Pero Marcel Griaule insiste. Su expedición, de la que forman parte mentes vanguardistas, le lleva de Dakar a Yibuti con el objetivo de dar nuevos impulsos a las humanidades en Europa. El viaje discurre sin incidentes ni grandes descubrimientos, hasta el 29 de septiembre de 1931, cuando los expedicionarios alcanzan Sanga, una pequeña aldea situada sobre los acantilados de la falla de Bandiagara , en el corazón de Malí.

¿Cómo viven los dogones? Sigue leyendo El fascinante universo de los dogón de Malí

La fecunda vida breve de Thomas Sankara, el “Che Guevara” africano

CAPITAN THOMAS SANKARA. Se formó leyendo a Lenin y a Marx, llegó a la presidencia de su país y fue asesinado a los 37 años.

El cineasta suizo Christophe Cupelin retrató con imágenes de archivo el proceso revolucionario iniciado en 1983 por el capitán Sankara en Burkina Faso, “el país de los hombres íntegros”. En pocos años estatizó recursos naturales, se negó a pagar la deuda externa y luchó por los derechos de la mujer. Su asesinato frenó el cambio.

POR VICTORIA REALE en Revista Ñ

Thomas Sankara, conocido también como el Che Guevara africano, nació en el seno de una familia humilde del Alto Volta y comenzó su carrera militar a los 18 años. Su vida cambió en Madagascar, donde en 1971 presenció los levantamientos populares contra el gobierno de Philibert Tsiranana. Entusiasmado con los movimientos populares, se sumergió en la lectura de las obras de Lenin y Marx, que influirían profundamente en su formación. A medida que su figura se hacía conocida por su actuación en la guerra del Alto Volta contra Mali, también era reconocido como músico ya que tocaba en los clubes de la ciudad de Ouagadougou, capital del Alto Volta.

Luego de participar en diferentes funciones de gobierno, en 1983 Sankara fue encarcelado por el presidente Jean-Baptiste Ouédraogo. Manifestaciones masivas exigieron su liberación, y Ouédraogo debió renunciar. Así el Capitán Thomas Sankara se convirtió en presidente a los 33 años. En 1984 para festejar el primer  aniversario de la revolución, Alto Volta se transformó en Burkina Faso o “País de hombres íntegros”. En sus cuatro años de gobierno, Thomas Sankara llevo adelante políticas para el autoabastecimiento, lanzó planes de alfabetización, de construcción de casas, de vacunación y de reforestación. Prohibió la mutilación genital femenina y abogó por la igualdad de derechos para la mujer en una sociedad completamente machista. Estatizó los recursos naturales, rechazó los créditos externos y decidió no pagar la deuda. Pertenecía a una nueva generación de jóvenes militares revolucionarios que apareció en África en los años 80. “Sin formación política, un militar no es otra cosa que un criminal en potencia”, afirmaba Sankara, marcando así su diferencia. Su suerte estaba echada: una revolución que enfrentaba al orden mundial y que con sus políticas cuestionaba a los otros líderes africanos, no iba a perdurar. Su mano derecha y mejor amigo Blaise Campaoré no sólo puso fin a su vida, sino que asumió la conducción de Burkina Faso y desactivó todos los cambios realizados.

Capitán Thomas Sankara. Archivos de la revolución de Burkina Faso, “el país de los hombres íntegros” retrata la figura de Thomas Sankara como presidente de Burkina Faso desde 1983 hasta su asesinato en 1987. A veinticinco años de su muerte el filme recupera con imágenes y sonidos, el pensamiento y las acciones de gobierno llevadas adelante por este innovador presidente africano.

El director suizo Christophe Cupelin acompañó su filme en la última edición del Doc Buenos Aires. y habló con Revista Ñ digital sobre cómo lo impresionó el gobierno de Sankara cuando viajó por primera vez a Burkina Faso en 1985. “Yo tenía 19 años y empecé a rodar en súper 8 para filmar la revolución. Allí nació mi deseo de hacer cine y esta película es mi manera de agradecerle a Thomas Sankara todo lo que me dio”, aseguró el cineasta, que entre 1985 y 2000 vivió entre Ginebra, Suiza, y Burkina Faso.

-¿Cómo fue el trabajo de reunir el material de archivo para el filme? Sigue leyendo La fecunda vida breve de Thomas Sankara, el “Che Guevara” africano