Archivo de la etiqueta: mujeres

Augusta Ada Lovelace: la creadora del primer programa de computación

ADA LOVELACE 2En 1844, mientras Morse mostraba su telégrafo en Estados Unidos, los científicos británicos discutían una investigación publicada recientemente por alguien de quien sólo se conocían sus iniciales: A.A.L. El trabajo trataba sobre el Motor Analítico, una máquina mítica que había sido desarrollada por el matemático inglés Charles Babbage.

A.A.L. explicaba cómo esta máquina podía manejar operaciones complejas, pero también divisaba un tiempo en el que este artefacto podría encarar toda clase de tareas, tales como crear música.

Veinte años después de la muerte de A.A.L., se hizo público que se trataba de Augusta Ada Lovelace, que resultó ser hija –aunque separada de su padre- del ilustre poeta Lord Byron.

Mientras nunca se completó la máquina de Babbage, el grupo de comandos creados para ésta por Lovelace con el objetivo de generar números Bernoulli, es considerado el primer programa de computación. Charles y Ada estaban adelantados en un siglo a su época.

(Fuente: I fucking love science)

¿Querés saber más sobre el tema?

Ada Lovelace, la primera programadora de la historia

Augusta Ada Byron King en la página del Museo de la Informática de la Universidad Politécnica de Valencia.

Augusta Ada King,  Condesa de Lovelace en Revista de Historia de la Matemática.

 

Murió la última beguina, un eco del Medioevo en pleno siglo XXI

La hermana Marcela Pattyn tenía 92 años. Los beguinajes surgieron en la Edad Media y fueron un espacio de libertad para las mujeres.

BEATRIZ NAVARRO. LA VANGUARDIA. ESPECIAL – 17/04/13 – 16:05

Murió, mientras dormía, la última beguina del mundo. La hermana Marcella Pattyn, fallecida en Kortrijk (Bélgica) este domingo a los 92 años, era la última representante de un movimiento religioso desconocido y singular surgido en la Edad Media y que durante siglos dio insólitos espacios de libertad a la mujer en tiempos en que no tenía más opción que entregar su vida al hombre o a Dios.

Miles de mujeres de los antiguos Países Bajos encontraron una vía intermedia: retirarse a vivir en comunidad con otras mujeres en los llamados beguinajes (beaterios), unas miniciudades en las que los hombres estaban vetados.

Se dedicaban a la caridad, el estudio y, sobre todo, la oración, como no podía ser de otra manera en las sociedades teocráticas de la época, pero no pertenecían a ninguna orden religiosa y gozaban de una libertad de acción inimaginable en los conventos.

Vivían en casitas individuales que alquilaban a la comunidad, a veces tomando como criada a otra beguina de origen más humilde. Aunque no cabe calificarlas de feministas, un concepto ajeno a la época, prescindir de la protección del hombre era todo un atrevimiento.

En una primera fase, vivían en casas de familiares, dedicadas a la caridad. Su labor social despertó la admiración de la nobleza, que al principio del siglo XIII comenzó a financiar la construcción de los beguinajes a las afueras de las ciudades.

Con los conventos de la época abarrotados y el excedente de mujeres propio de los tiempos de las cruzadas, algunas eligieron llevar una vida religiosa sin renunciar del todo a la seglar (podían entrar y salir con libertad, pidiendo permiso).

El fenómeno surgió en las actuales Bélgica y Holanda, y pronto se extendió al norte de Francia y el oeste de Alemania. Llegó a haber más de cien beguinajes. En estos centros de espiritualidad surgieron algunas destacadas escritoras místicas medievales, como Beatrijs de Nazareth, Mechtild de Magdeburgo o Hadewijch de Amberes.  Sigue leyendo Murió la última beguina, un eco del Medioevo en pleno siglo XXI

Muy interesante: “Mujeres viajeras”, un blog sobre damas aventureras, exploradoras, peregrinas por América Latina

Mujeres Viajeras difunde el trabajo de investigadores que estudian las experiencias de las mujeres viajeras de los siglos XIX y XX en América Latina. Aquí puede encontrar material audiovisual, artículos, reseñas de libros, entrevistas a investigadoras, archivos, avisos sobre eventos relacionados, convocatorias y sitios de interés. También puede consultar sobre los temas o enviar un aporte.

Mujeres Viajeras es realizado ad honorem por la historiadora chilena Carla Ulloa Inostroza.

Para empezar, podrían leer el siguiente artículo: “La Biblioteca Digital Hispánica permite leer el libro “América y sus mujeres: costumbres, tipos, perfiles biográficos de heroínas, de escritoras, de artistas, de filántropos, de patriotas: descripciones pintorescas del continente americano, episodios de viaje, antigüedades y bocetos políticos contemporáneos, estudios hechos sobre el terreno, cuadros copiados del natural” de Emilia Serrano García, popularmente conocida como Baronesa de Wilson (1843-1922).

La notable escritora fundó y dirigió varias revistas femeninas en Europa, Cuba y México, siendo también traductora. El año 1890 publicó América y sus Mujeres. Para leer ingresa aquí y en el buscador escribir “Baronesa de Wilson”.”

América y sus mujeres por Emilia Serrano García (Baronesa de Wilson)

Ellas también hicieron el 25 de Mayo

Mariquita Sánchez de Thompson

Pese a que la historia oficial las ignora, muchas mujeres, desde el lugar que en ese momento ocupaban en la sociedad, participaron del movimiento revolucionario que produjo el 25 de Mayo de 1810 y, más tarde, colaboraron con la defensa de la patria en las luchas por la independencia contra las tropas realistas. Mariquita Sánchez de Thompson, Flora Azcuénaga, Ana Riglos, Juana Azurduy de Padilla –a la que dos siglos después la presidenta Cristina Kirchner otorgó el grado de generala– y Juana Moro de López son algunos nombres que deberían ser sumados ya a la enseñanza escolar.

La Revolución de Mayo trascendió la instauración de una nueva forma de gobierno: fue un avance en la democratización de la sociedad. Si bien los ideales de “libertad, igualdad y fraternidad” que inspiraron a los revolucionarios no se tradujeron al género femenino en términos igualitarios, ellas participaron junto a los varones desde el lugar que ocupaban en la sociedad de la época. Sigue leyendo Ellas también hicieron el 25 de Mayo