Archivo de la etiqueta: prehistoria

Un “atelier” de hace 100.000 años

Dr. C. Henshilwood excavando la sección sur de la cueva de Blombos, al sur del Cabo, Sudáfrica.

Descubrieron un taller en el que Homo sapiens de la Edad de Piedra preparaban y almacenaban pintura ocre

Por John Noble Wilford  | The New York Times y Diario La Nación

 

Excavando a más profundidad en una cueva sudafricana que ya había ofrecido sorpresas de mediados de la Edad de Piedra, un equipo de arqueólogos descubrió un “atelier” de 100.000 años de antigüedad con herramientas e ingredientes con los cuales humanos modernos primitivos aparentemente mezclaban la primera pintura que se conozca.

Estos artesanos tenían piedras para moler y triturar tierras coloridas enriquecidas con un tipo de óxido de hierro para formar un polvo conocido como “ocre”. Se lo mezclaba con grasa de médula ósea de mamíferos y una pizca de carbón. Los científicos encontraron trazas de ocre en las herramientas y recolectaron muestras del compuesto rojizo en grandes caparazones de moluscos llamados “abulones”, donde la pintura era licuada, batida y de las cuales era extraída con una espátula de hueso. Sigue leyendo Un “atelier” de hace 100.000 años

El Código de la Era Glacial, por Gabriele Beccaria

La arqueóloga canadiense Genevieve von Petzinger analiza los primeros intentos de la humanidad por comunicarse. Descubre en esta entrevista la presencia de símbolos comunes desde América a Oceanía, con una intención tanto práctica como mágica.

Por: Gabriele Beccaria (La Stampa y Clarín)

Es inmensamente más excitante que el Código Da Vinci. Es el Código de la Era Glacial. Veintiséis símbolos depositados hace 10 mil y 30 mil años por nuestros ancestros en las cavernas europeas, africanas, americanas y de extremo Oriente, incluida Oceanía. Manos abiertas, cerradas, espirales, líneas, puntos, triángulos, cruces y escalaras en un crescendo simbólico que hace parpadear la manifestación de un pensamiento global: ¿es esta la primera escritura de la humanidad?

Genevieve von Petzinger, Phd por la Universidad de Victoria, en Canadá, y su descubrimiento de 26 símbolos antiquísimos es clamoroso. Son 26 signos, la misma cantidad de letras que contiene el alfabeto inglés. “Cuando reparé en esto, me dije: Mejor esperamos a que aparezca el 27mo signo´. Pero, más allá del chiste, no se trata de un alfabeto sino de signos pictográficos”, recuerda. Sigue leyendo El Código de la Era Glacial, por Gabriele Beccaria

El amor en la Edad de Piedra

amor-preh2

La gente suele imaginar a los hombres prehistóricos como unas bestias peludas que arrastraban a sus mujeres por las piojosas cabelleras y que las incitaban al amor a puro garrotazo. Sin embargo, los estudiosos encontraron un pasado mucho más tierno y, sin duda, más “humano”.

El amor… ¿es un producto cultural? ¿Una cualidad esencialmente humana? ¿Cuándo aparece el amor en la historia de la Humanidad?

El historiador francés Jean Courtin comienza por diferenciar el amor de la necesidad animal de armar pareja para asegurar la continuidad de la especie. Entiende que se trata de “un sentimiento profundo, que incite a evaluar las cualidades del otro, a escoger a su compañero, a tomar la decisión de pasar el tiempo con él”. Esto recién lo encuentra en el Homo sapiens, es decir, el hombre moderno.

Las primeras huellas del amor, parece, estuvieron unidas a las de la muerte. Así es: para Courtin, el sentimiento amoroso va a la par con la consideración que las sociedades primitivas empiezan a tener hacia los muertos. Y esto aparece con el hombre de Cro-Magnon, hace 100.000 años en Africa y el Cercano Oriente y unos 35.000 en Europa.

En las grutas de Grimaldi, por ejemplo, se encontraron unos esqueletos de 30.000 años de antigüedad de dos niños de entre 6 y 10 años enterrados juntos, con la pelvis y los muslos recubiertos de miles de conchillas perforadas. En Dinamarca, en un lugar de unos 8.000 años, se descubrió una joven de 18 años con su bebé recién nacido. Ella llevaba una gran cantidad de dientes de ciervo perforados (antes cosidos o atados a su ropa) y el bebé, un varoncito, sostenía una hoja de sílex en su mano (como se usaba entre los hombres adultos) y ¡estaba ubicado sobre el ala de un cisne! No es difícil ver en tanta dedicación una forma de amor, ¿verdad?

Pero incluso pensemos en los fuleros neandertales (ya se sabe: cuello ancho y corto, piernas ídem, brazos musculosos, narizota de perro de caza…), incluso aquellas nobles bestias enterraban a sus muertos. Courtin cuenta el hallazgo de una tumba de mujer, tapizada de flores de los pantanos, que alguien había traído desde un valle que estaba a varias horas de camino. Es el ejemplo más antiguo conocido de flores en un enterramiento. ¿No es romántico?

Sigue leyendo El amor en la Edad de Piedra